You must be logged in to take this course  →   LOGIN | REGISTER NOW

Estructura

145 ALUMNOS MATRICULADOS
  • Imagen de perfil de Luis Arturo Lopez
  • Imagen de perfil de hogaresISN
  • Imagen de perfil de Samael Ramírez

Saber narrar o redactar es una necesidad básica de los seres humanos. Si el objetivo general de un texto (un mensaje de dos líneas, un correo electrónico, un artículo o un ensayo) es informar, saber escribir es entonces mucho más que saber “juntar letras” o firmar un documento. Cassany (2006, p. 13) afirma que saber escribir es “ser capaz de expresar información de forma coherente y correcta para que la entiendan otras personas”.

La estructura de un texto depende de la función comunicativa. Sebranek, Meyer y Kemper (en Cassany, 2006, p. 40) clasifican cinco diferentes tipos de escritura:

  • Personal
  • Funcional
  • Creativa
  • Expositiva
  • Persuasiva

Otros, como Serafini (1989), diferencian los textos según su función:

  • Expresiva
  • Poética
  • Referencial
  • Persuasiva

En todo caso, la idea es la misma: diferenciar para qué se escribe y para quién se escribe. Cada texto tiene una estructura propia que la distingue del resto. Por ejemplo, el objetivo de un escrito funcional o referencial (carta, contratos, resúmenes, memorias, invitaciones, etc.) es comunicar, informar y estandarizar la información; pero, un texto persuasivo (editoriales, anuncios, artículos de opinión, publicidad, ensayos, literatura científica, etc.) se concentrará en influir y modificar las opiniones del lector. Si una característica del primero es el ámbito laboral y social, en el segundo son los espacios académicos, laborales y políticos. Si aquél pone énfasis en la comunicación estandarizada, este lo hace en el intelecto y/o las emociones de las personas.

Por lo tanto, no es lo mismo escribir una carta a un niño de diez años, que a la decana de una universidad. Lo mismo se aplica para el resto de textos. La intención comunicativa (entretener, presentar información, influir, explorar intereses personales, etc.) y el tipo de lector a quien va dirigido el texto (niños, adolescentes, adultos, académicos, artistas, científicos, religiosos, políticos, etc.) determina el tipo de escrito adecuado al propósito comunicativo. La estructura, entonces, varía según el tipo textual elegido: una carta tiene una estructura distinta a la de una novela, por ejemplo, y la estructura textual de un contrato difiere de un ensayo y este de un resumen, de un editorial o de una factura.

 

Referencias bibliográficas

  • Cassany, D. (2006). La cocina de la escritura. (13.ª ed.). Barcelona: Anagrama.
HACER ESTE CURSO
  • GRATIS
  • UNLIMITED ACCESS
top
La información publicada en wikiguate.com.gt es responsabilidad de sus autores y no representa o compromete ni a la Universidad Rafael Landívar ni a la cooperación alemana. Tales instituciones han apoyado el lanzamiento del proyecto, más no asumen la autoría de los contenidos.
Abrir la barra de herramientas