Especies vegetales en peligro de extinción en Guatemala

De WikiGuate
Saltar a: navegación, buscar

Las Especies vegetales en peligro de extinción en Guatemala son, de acuerdo con el Listado de Especies Amenazadas de Extinción -LEAE-, un total de 827 especies, entre las que se incluyen algunos hongos, helechos, coníferas y plantas con flor. Dicha lista equivale al ocho por ciento de la diversidad florística conocida, y el grupo más numeroso es el de las coníferas con el 20 por ciento de la diversidad (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

En el LEAE se incluyen 519 especies de dicotiledóneas, 203 de monocotiledóneas, 22 de hongos, 64 de helechos y 20 de coníferas. Al cotejar esta información con la base de datos de especies endémicas, se presenta una coincidencia del 42 por ciento, que corresponde a 349 especies, lo cual revela que existen muchas especies con endemismo local que no están consideradas en la lista (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).


Contenido

Flora de Guatemala

Guatemala es un país con alta diversidad florística. Cuenta con un registro de 321 familias, 2478 géneros y 10 317 especies. De esta últimas, 1542 son arbóreas; 1564 arbustos, 3580 hierbas, 843 lianas, 1205 epífitas, 67 parásitos, 13 saprófitas y 99 acuáticas. Además existen 580 musgos, 245 hepáticas, 168 líquenes, 376 hongos y 20 algas (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Los grupos mejor documentados son las plantas con flor, las coníferas y los helechos, de acuerdo con las colecciones nacionales. Las familias más diversas dentro del ámbito florístico son Orchidaceae con 796 especies, Asteraceae con 655 especies, Poaceae con 534 y Fobaceae con 347 especies (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

En Guatemala existen algunos esfuerzos por la conservación y la sostenibilidad de la biodiversidad, como la Convención CITES, que ha hecho que muchos países formulen sus listas de especies amenazadas, las actualicen y las ubiquen en los renglones respectivos para regular su aprovechamiento (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Las familias con más especies incluidas en el LEAE son Orchidaceae con 80 especies -se considera que tiene más de 200 especies endémicas-, Asteraceae con 80, Piperaceae con 72, Cactaceae con 58 y Rubiaceae con 42. Un esfuerzo nacional muy importante es el Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas -SIGAP-. De acuerdo con CONAP (2005), este sistema incorpora 224 áreas protegidas, las cuales subren el 32 por ciento del territorio nacional. La mayor cobertura del SIGAP -82 por ciento- está en los departamentos de Petén e Izabal. De acuerdo al Perfil Ambiental de Guatemala más del 50 por ciento de las áreas que incorpora el SIGAP tiene menos de mil hectáreas, se consideran pequeñas y no contribuyen a la conservación relativa de la biodiversidad del país, aunque sí a la protección del patrimonio histórico y escénico, a la recreación y a la educación ambiental (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Existe una serie de instancias e iniciativas para el uso, manejo y conservación de la biodiversidad (CONAP, 2006), como el pago de servicios ambientales, las concesiones forestales, las reserves naturales privadas, los fondos ambientales y los impuestos ambientales para uso y aprovechamiento de biodiversidad. Por otro lado, hay distintas amenazas para la diversidad florística del país. De acuerdo con el Perfil Ambiental de Guatemala la cobertura forestal es del 39.9 por ciento, pero la incidencia de incendios forestales es un amenaza permanente, especialmente en Petén, Zacapa, Quiché y Baja Verapaz, es decir, los departamentos que históricamente se han visto más afectados en su cobertura (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

La deforestación, la ingobernabilidad, la extracción y exportación de flora y las agendas internacionales son algunos de los muchos factores que amenazan la diversidad florística de Guatemala. También el limitado conocimiento de los grupos de plantas inferiores es otro elemento que se debe incluir dentro de las amenazas (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Muchos de los recursos florísticos silvestres que las distintas comunidades humanas utilizan y extraen para el consumo no tienen una garantía de sostenibilidad asegurada. Esto sucede, por ejemplo, con los musgos -epífitos de los encinares y de las selvas medianas perennifolias templadas-, los cuales, aunque carecen de gran valor comercial, son extraídos para las fiestas navideñas para luego ser vendidos en los mercados locales. Sin embargo se desconoce el volumen consumido. Es posible que si los bosques no se talaran, las poblaciones de musgos podrían recuperarse (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Flora de Guatemala en peligro de extinción

A pesar de la importancia de la flora para la sobrevivencia del ser humano, algunas especies se encuentran en peligro de extinción. Las causas principales son: incendios forestales, avance de la frontera agrícola, explotación y contaminación (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, s. f.).

Algunas especies de flora que se encuentran amenazadas de extinción son (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, s. f.):

- Pinabete (Abies guatemalensis): es una especie única en el mundo, endémica de Guatemala, que se distribuye en el occidente del país. Está amenazado por el corte de ramilla durante la época navideña.

- Tillandsia xerographica: uno de los "gallitos" o bromelias. Vive en la región oriental del país y está amenazado por la extracción selectiva para su uso como ornamento y por el cambio de uso del suelo, lo cual destruye su hábitat.

- La familia de las orquídeas, que se encuentran en peligro por su extracción directa de la naturaleza, para su venta como ornamento.

Referencias bibliográficas

  • Consejo Nacional de Áreas Protegidas (2008). Guatemala y su biodiversidad. Guatemala, Guatemala. Editorial Serviprensa, S.A.
  • Consejo Nacional de Áreas Protegidas (s.f.). Flora. Recuperado el 11 de noviembre 2011 de http://www.conap.gob.gt/biodiversidad/flora-y-fauna