Marco Vinicio Cerezo Arévalo

De WikiGuate
Saltar a: navegación, buscar

El ex presidente de Guatemala, Vinicio Cerezo, en una imagen del año 2010 (Fotografía: Recuperada el 10 de febrero de 2012, de Flickr. Material publicado por The Aspen Institute, bajo la licencia Reconocimiento 2.0 Genérica).

Marco Vinicio Cerezo Arévalo (Ciudad de Guatemala, 26 de diciembre de 1942- ) es un abogado y político, presidente de la República de Guatemala desde 1986 hasta 1991, elegido democráticamente en el año 1985. Su partido político fue la Democracia Cristiana Guatemalteca -DCG-. También fue diputado al Congreso de la República de Guatemala en los períodos 1974-1978 y 2000-2004, aunque fue en 1986 cuando se convirtió en el presidente número 41 de la historia del país -el primer civil después de 15 años de mandatos militares- (Asociación de Amigos del País, 2004).

Contenido

Vida personal

Cerezo Arévalo nació el 26 de diciembre de 1942, hijo de Marco Vinicio Cerezo Sierra -ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia- y Esperanza Arévalo de Cerezo. Estudió en el colegio Don Bosco y en la Universidad de San Carlos de Guatemala, donde terminó sus estudios como Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales y Abogado y Notario. Se casó en primeras nupcias, con Raquel Blandón, y procrearon cuatro hijos -uno de ellos, Marco Vinicio Cerezo Blandón, sería candidato para las Elecciones a Presidente 2007- (Ortiz, 2011).

Cerezo desempeñó los siguientes cargos: miembro de la Coordinadora Estudiantil -1962-, presidente de la Asociación de Estudiantes El Derecho en la Universidad de San Carlos de Guatemala y Secretario General del Partido Democracia Cristiana -DC- y diputado del Congreso de la República de Guatemala de en tres periódos distintos, entre otros puestos (Asociación de Amigos del País, 2004).

Vida política

Interesado en la política desde temprana edad, en 1962 Cerezo fue elegido miembro de la Coordinadora Estudiantil de la Universidad de San Carlos de Guatemala, organización que jugó un papel en la protesta nacional contra el gobierno del general José Ramón Ydígoras Fuentes, del derechista Partido de la Redención Democrática Nacional -PRDN-, llegado al poder en las confusas Elecciones de 1958 con un programa democrático y cuya presidencia se consideraba fracasada por su incapacidad para poner fin a la crisis económica, la corrupción, la subversión de las izquierdas revolucionarias, las provocaciones de la extrema derecha y los ruidos de sables en los cuarteles (Ortiz, 2011).

En aquella época, Cerezo era un inquieto universitario con ideas progresistas y reformistas. Luego de presidir la Asociación de Estudiantes de la USAC, en 1964 ingresó en el partido con el ideario más afín al suyo, la Democracia Cristiana Guatemalteca -DCG- (Ortiz, 2011).

En la Guatemala de la impunidad criminal de las organizaciones paraestatales, portar el cartel de un tipo demócrata entrañaba un alto riesgo para la integridad física, algo de lo que Cerezo, uno de los hombres más amenazados del país, que debía hacer sus desplazamientos rodeado de guardaespaldas con un pequeño arsenal de armas cortas a cuestas, iba a dar buena fe a comienzos de la década siguiente con tres intentos de asesinato. El más peligroso fue el que sufrió el 14 de febrero de 1981, siendo ya secretario general del partido, cuando su furgoneta blindada fue atacada con granadas y metralletas en el centro de la capital por un comando que, apenas podía dudarse, actuó por orden o al menos bajo la protección del presidente militar de turno, el general Fernando Romeo Lucas García (Ortiz, 2011).

A Cerezo y su partido les fue muy bien en las Elecciones de 1974 al Congreso de la República de Guatemala -3 de noviembre de ese año- ya que él obtuvo el escaño de diputado y la DCG triplicó su representación, convirtiéndose, con 14 curules, en la primera fuerza de la oposición parlamentaria. En las siguientes dos elecciones generales la DCG tampoco presentó candidato propio y Cerezo, previa reconfiguración de sus alianzas partidistas, sostuvo las aspiraciones de otros dos personajes de la élite político-militar que, presuntamente, tenían en sus agendas reformas democráticas y sociales (Ortiz, 2011).

Luego, el régimen de Lucas García se reveló verdaderamente letal para la DCG: más de 150 militantes y cargos electos fueron asesinados con absoluta impunidad, no teniendo, al igual que de dirigentes políticos de otros partidos de mayor o menor signo progresista -como Alberto Fuentes Mohr y Manuel Colom Argueta, asesinados en enero y marzo de 1979, respectivamente-, la fortuna de Cerezo. Acosada por esta verdadera campaña de exterminio de los escuadrones de la muerte, la DCG se vio obligada a retirar sus tres representantes supervivientes del Congreso, a clausurar todas sus sedes y a refugiarse en lo que la prensa llamó las “catacumbas” políticas (Ortiz, 2011).

Cerezo se presentó, por tanto, con sus huestes diezmadas a la cita electoral del 7 de marzo de 1982. Articuló la Unión Nacional Opositora -UNO- con el derechista Partido Nacional Renovador -PNR- y abrazó la candidatura del líder de este partido escindido del MLN, Alejandro Maldonado Aguirre. Sin sorpresas, a Maldonado se le dio por derrotado con el 22.7 por ciento de los votos ante el general Ángel Aníbal Guevara Rodríguez, ministro de Defensa de Lucas y candidato del PID, el PR y el Frente de Unidad Nacional -FUN-, agrupados los tres en el Frente Democrático Popular -FDP-. Además, a la UNO no le fue como esperaban en las legislativas y únicamente metió dos congresistas (Ortiz, 2011).

Confrontados con unos resultados electorales que no podían creerse, Cerezo, Maldonado y el líder y candidato del MLN, Mario Augusto Sandoval Alarcón, un anticomunista frenético relacionado con la proliferación de la violencia paraestatal, lanzaron una campaña de protestas callejeras por lo que, consideraban, había sido una pantomima de elecciones. Aunque Guevara no llegó a tomar posesión de su cargo electo el 1 de julio, porque el 23 de marzo un grupo de oficiales jóvenes del Ejército derrocó con absoluta facilidad a Lucas y elevó a la Presidencia de facto a Efraín Ríos Montt (Ortiz, 2011).

Más adelante, Cerezo ganó las Elecciones Presidenciales de 1985. En la primera vuelta ocupó el primer puesto de las votaciones con un total de 38.65 por ciento de los votos, por encima de Jorge Carpio Nicolle de la Unión del Centro Nacional -UCN- con un 20.23 por ciento y Jorge Serrano Elías, con el 13.79 por ciento. En la segunda vuelta, Cerezo derrotó a Carpio Nicolle al obtener el 68.37 por ciento de los votos, mientras su contrincante quedó con un 31.63 por ciento (Asociación de Amigos del País, 2004).

El 14 de enero de 1986, coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva Constitución, Cerezo y el vicepresidente electo, Roberto Carpio Nicolle -hermano de Jorge Carpio- tomaron posesión de su mandato de cinco años. En su caso, se trataba del primer presidente elegido democráticamente -dentro del marco restrictivo del pluralismo ideológico, naturalmente-, a la vez que el primer civil, desde 1966 (Ortiz, 2011).

Elegido diputado en el primer quinquenio -de 1991 a 1996- del Parlacén, Cerezo fue acusado de refugiarse en la inmunidad que brindaba esta institución frente a eventuales acciones judiciales por irregularidades cometidas durante su mandato. En 2003, Cerezo volvió a un puesto oficial al ganar un escaño en las Elecciones 2003 y así pasó cuatro años -de 2000 a 2004- en el Congreso de la República de Guatemala como diputado (Ortiz, 2011).

Presidente de la República de Guatemala

El gobierno de Cerezo Arévalo, el primero de carácter civil después de 15 años de regímenes militares y de más de 20 de guerra interna contra la subversión guerrillera izquierdista, en cumplimiento de lo acordado en la Constitución Política de la República de Guatemala de 1986 creó la Corte de Constitucionalidad y la Procuraduría de los Derechos Humanos. El período de gobierno de la Democracia Cristiana Guatemalteca se caracterizó por el deterioro de la administración pública, nepotismo, malversación del erario, ingobernabilidad, desobediencia civil, incremento de la criminalidad común y política y varios intentos de golpes militares (Asociación de Amigos del País, 2004).

Sin embargo, propició la apertura política y tuvo éxito en mejorar las relaciones con los gobiernos centroamericanos, mediante la celebración de las cumbres presidenciales Esquipulas I y Esquipulas II, y la firma, en 1980, del tratado que creó el Parlamento Centroamericano (Asociación de Amigos del País, 2004).

A nivel interno, inició el proceso de paz negociada, al entablar conversaciones con la Unidad Revolucionaria Nacional de Guatemala -URNG-, para acabar con el Conflicto Armado Interno (Asociación de Amigos del País, 2004).

Cerezo y su equipo de gobierno se abocaron a la tarea de tratar de combinar democracia y desarrollo en un panorama complicado por la cantidad de retos a enfrentar, al mismo tiempo que gozaban de un enorme apoyo popular por dar la primera oportunidad de participación real en los últimos años en una elección (Compendio de Historia de Guatemala 1944-2000, 2010).

El ejercicio de poder frente a un ejército que todavía dominaba grandes áreas de la administración y que estaba acostumbrado a imponer su voluntad, no resultaba fácil. El gobierno debía respetar la amnistía política que el gobierno de Óscar Mejía Víctores había otorgado a todos los militares que participaron en la lucha contrainsurgente. Este fue uno de los últimos actos de gobierno por decreto y fue refrenado por la Asamblea Constituyente. De esta manera se buscaba evitar cualquier juicio en contra de los miembros del Ejército de Guatemala o del anterior gobierno (Compendio de Historia de Guatemala 1944-2000, 2010).

Los proyectos de descentralización de Cerezo no resultaron del agrado de la institución armada. Especialmente, a ciertos grupos en su interior no les pareció la absorción por parte del recién creado Ministerio de Desarrollo, de una serie de tareas que, hasta entonces en las areas de conflicto, habían sido patrimonio exclusivo militar. Tampoco agradó al Ejército de Guatemala que se iniciaran contactos con la guerrilla con la mediación de la Iglesia Católica para entablar conversaciones de paz. Esta situación motivó al menos cinco intentos de golpe de Estado que el gobierno de Cerezo sofocó durante su período (Compendio de Historia de Guatemala 1944-2000, 2010).

A la postre, la relación del Presidente con el ejército fue la debilidad, ya que, si bien se seguía desarrollando el plan democratizador de las fuerzas armadas, la violencia política no desapareció completamente, dándose secuestros, asesinatos y violación de los derechos humanos, sin provenir directamente del gobierno sino de grupos paramilitares aparentamente incontrolados y de la guerrilla, que continuó realizando operaciones de sabotaje y hostigamientos a finqueros, Patrulleros de Autodefensa Civil y fuerzas militares (Compendio de Historia de Guatemala 1944-2000, 2010).

También se acusó al Estado Mayor Presidencial –la guardia encargada de la seguridad del Presidente- de controlar mediante el espionaje, prácticamente todos los actos públicos o privados del mandatario, de manejar su agenda, las visitas, las conversaciones y, lo más importante, los informes que leía y toda la información que recibía. El resultado fue que la figura del Presidente como tal quedó cercada y completamente controlada por un grupo militar que tenía poder y rivalidad con otros oficiales del ejército (Compendio de Historia de Guatemala 1944-2000, 2010).

Tal situación también explica como consecuencia que tras muchos años de gobiernos militares y represión no existían en el país ni liderazgos civiles, ni mucho menos partidos políticos fuertes que pudieran ejercer presiones institucionales y plantear alternativas (Compendio de Historia de Guatemala 1944-2000, 2010).

Referencias bibliográficas

  • Asociación de Amigos del País (2004). Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala. Fundación para la Cultura y el Desarrollo. Guatemala, Guatemala.
  • Compendio de Historia de Guatemala 1944-2000 (2010). Fundación Konrad Adenauer. Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES). Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Fundación Soros. Guatemala, Guatemala.
  • Ortiz, R. (2011). Vinicio Cerezo Arévalo. Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona. Recuperado el 10 de febrero de 2012, de http://www.cidob.org/es/documentacio/biografias_lideres_politicos/america_central_y_caribe/guatemala/vinicio_cerezo_arevalo