Tipos de suelos y rocas en Guatemala

De WikiGuate
Saltar a: navegación, buscar

Tipos de suelos y rocas en Guatemala se refiere a los tipos de relieve que existen en el país y sus principales características, así como sus derivados, incluyendo datos por región (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Por su origen, hay dos grandes zonas de suelos en Guatemala: volcánicos y sedimentarios. En general el relieve guatemalteco se fue incrementando en el curso de varios millones de años por emanaciones de material volcánico, producto de las fisuras entre las placas tectónicas. Ello explica el origen volcánico de la mayoría de los suelos de la plataforma central de Guatemala y Centroamérica, y al poco desarrollo de los suelos de las partes planas del norte, como las regiones de Petén, Belice y Yucatán. Es decir, los suelos de la plataforma central tienen varias decenas de millones de años de formación, en los que han influido principalmente, la actividad volcánica, la flora, el clima y el tiempo (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Los suelos de Petén, muchos de ellos en paisaje kárstico, tienen pocos millones de años de desarrollo, a partir de piedras calizas sedimentarias. Ello explica por qué son poco profundos. Las rocas de la parte sur de Petén son predominantemente piedras calizas marinas del Mioceno, de hace aproximadamente 10 millones de años (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Contenido

Origen geológico y corrientes migratorias

Al final del período Cretácico, hace aproximadamente 80 millones de años, el movimiento de la placa del Caribe hacia el este, con respecto a la placa de Norteamericana, produjo un choque frontal entre terrenos con corteza continental en el límite entre ambas placas, originando cadenas montañosas. Las primeras áreas del territorio actual guatemalteco fueron poblándose gradualmente por seres vivos que migraron, en ambas vías, de América del Norte y América del Sur. Posteriormente, surgieron especies o ecotipos –vegetales y animales- algunos de los cuales viven únicamente en esta región, por lo que son llamados especies endémicas. Centroamérica, y así Guatemala, se constituyó en parte del corredor migratorio de ambos hemisferios (Consejo Nacional de Áreas Protegidas, 2008).

Componentes de los suelos de Guatemala por regiones

A continuación se detallan los componentes de los suelos de Guatemala por regiones (Ministerio de Energía y Minas, 2004):

- Tierras bajas de Petén: Las mismas representan un área de bosque tropical húmedo con elevaciones promedio de 100 metros sobre el nivel del mar. Aquí se localizan depósitos de yeso, carbonatos y petróleo.

- Cordillera central: Se encuentra distribuida en la parte central de Guatemala, cubriendo un tercio del territorio nacional. Forma parte del sistema que se desarrolla desde Chiapas, México hasta las islas del Golfo de Honduras. Los minerales no metálicos de mayor ocurrencia en esta zona son barita, mármol de serpentinita y calcáreo, esquistos, jade, talco, y rocas industriales. En el caso de los minerales metálicos encontrados están plomo, cobre, antimonio, zinc, plata, oro y níquel.

- Provincia Volcánica: Abarca un área aproximada de 25 000 kilómetros cuadrados, conteniendo 40 volcanes principales. La elevación sobre el nivel del mar está entre los 50 a 300 metros. En esta región están extensos depósitos de pómez, tobas y coladas de lavas, entre los minerales no metálicos. También se encuentra plomo, zinc, plata y oro, entre minerales metálicos.

- Planicie costera del Pacífico: Comprende una planicie de unos 50 kilómetros de ancho formada a lo largo del litoral del Pacífico por productos de material derivado de las tierras altas volcánicas. Los minerales que se pueden encontrar incluyen arenas, gravas y pómez. Se hallan también, sedimentos de arena con gran contenido de hierro y titanio -arenas negras titaníferas de las playas del Océano Pacífico-.

La región con mayor concentración de minerales metálicos es la denominada Cordillera Central, que contiene suelos de vocación forestal que tienden a ser menos aptos para la agricultura. El potencial minero del país coincide en gran medida con las regiones con mayor incidencia de pobreza y pobreza extrema, caracterizadas por suelos rocosos con poco o nada de suelo vegetal, así como zonas apartadas con poco desarrollo y sin fuentes de trabajo.

Minerales y rocas industriales en Guatemala por región

A continuación se detalla la ubicación de rocas y minerales industriales por región (Ministerio de Energía y Minas, 2004):

-Huehuetenango: Antimonio, zinc, mercurio, plata, plomo, tungsteno, barita, sal gema y carbón.

- Chiquimula: Antimonio, zinc, cobre, hierro, plata, plomo, oro, arcilla, bentonita, caolín, carbón, diatomita, grafito, opalo, jaspe, perlita y yeso.

- Baja Verapaz: Zinc, plata, plomo, arcilla, barita, cuarzo, dolomita, feldespato, obsidiana, serpentina y turmalina.

- Alta Verapaz: cobalto, cobre, cromo, níquel, mica, sal gema y yeso.

- Izabal: Cobalto, cobre, cromo, magnesio, níquel, oro, arena silícea, carbón, grafito, obsidiana, ópalo y jaspe.

- Jalapa: cromo y diatomita.

- El Progreso: Magnesio, manganeso, asbesto -amianto-, caliza, mármol, perlita, serpentina y talco.

- Zacapa: Manganeso, diatomita, fluorita, jadeita, mármol, ópalo, perlita y serpentina.

- Quiché: Oro, barita, grafito, granate, mica y yeso.

- San Marcos: Oro, titanio y carbón.

- Chimaltenango: Arena Silícea.

- Guatemala: Arena y grava, caliza, cuarzo, diatomita, dolomita, mármol, obsidiana, perlita, pómez y turmalina.

- Quetzaltenango: Azufre y pómez.

- Santa Rosa: Azufre, caolín y escoria volcánica.

- Escuintla: Escoria volcánica.

Referencias bibliográficas