Alfonso Portillo - WikiGuate

Alfonso Portillo

(Última actualización: octubre 1, 2015)

Alfonso Portillo, ex presidente de Guatemala. (Fotografía: Recuperada el 25 de mayo de 2013 de [1]. Material publicado por elPeriódico, bajo la licencia Reconocimiento 2.0 Genérica).

Alfonso Antonio Portillo Cabrera (Zacapa, 24 de septiembre de 1951 – ) fue el presidente número 45 en la historia de Guatemala, gobernando el país desde el 14 enero de 2000 al 14 enero de 2004. Es licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales por la Universidad Autónoma de Guerrero, en México y tiene un Doctorado en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Está casado por segunda ocasión (Biografía de mandatarios asistentes a la cumbre VIII- XVII, s.f.). El 9 de mayo de 2011 fue declarado inocente por el delito de peculado mientras era presidente, tras ser capturado en el 2010 (Alvarado y González, 2011). El 24 de mayo de 2013, tras ser declarado inocente de sus cargos en Guatemala, Portillo fue extraditado a Estados Unidos para enfrentar un proceso legal en su contra por el delito de conspiración para el lavado de dinero (Archila y Quintela, 2013).

Vida personal

Portillo nació el 24 de septiembre de 1951 en el departamento de Zacapa. Fue el hijo de una maestra de escuela (East y Thomas, 2003).

Recibió su formación universitaria en México, licenciándose primero en Ciencias Jurídicas y Sociales por la Universidad Autónoma de Guerrero -UAG- y luego doctorándose en Ciencias Económicas por la Universidad Nacional Autónoma de México -UNAM-. Desde finales de los años setenta se vinculó en el país azteca a organizaciones indígenas de izquierda del estado de Guerrero y de la propia Guatemala, concretamente el Ejército Guerrillero de los Pobres -EGP-, una de las cuatro subversiones armadas que en 1982 se coordinaron como Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca -URNG- (Ortiz, 2007).

Sin embargo, su carrera en el país norteamericano tuvo un abrupto final cuando en 1982 mató a dos personas tras una riña en una fiesta privada en el pueblo mexicano de Chilpancingo. Temiendo una persecución judicial, se escondió de las autoridades. El incidente es admitido públicamente por Portillo, quien asegura que fue en defensa propia (East y Thomas, 2003). El caso fue cerrado judicialmente en 1995 (Human Rights World Report, 2000).

Vida política

En 1989, Portillo regresó a Guatemala y se afilió al Partido Social Democrático -PSD-, formación que había tomado el relevo al anterior Partido Revolucionario Auténtico -PRA- y que entonces era uno de los escasos representantes legales de la izquierda guatemalteca, bastante más que diezmada tras décadas de represión y en esencia situada en el ámbito extraparlamentario o en la insurgencia armada. En proceso de moderación ideológica, Portillo se pasó poco después a las filas de la Democracia Cristiana Guatemalteca -DCG-, partido de centroderecha guatemalteco que de la mano de su líder indiscutible, Marco Vinicio Cerezo Arévalo, venía ostentando el poder ejecutivo nacional desde enero de 1986 con un mandato de cinco años (Ortiz, 2007).

Como diputado fue representante del Congreso de la República ante la Junta Monetaria, jefe de la bancada de diputados de la Democracia Cristiana (DC) y presidente de la Comisión de Asuntos Municipales y de la Comisión de Economía, Comercio Exterior e Integración del Congreso de la República. Además, fue secretario general adjunto de la DC. Fue también director del Centro de Estudios Socio Políticos (IGESP), de la Democracia Cristiana (Biografía de mandatarios asistentes a la cumbre VIII- XVII, s.f.).

En abril de 1995, discrepancias a propósito de unas imputaciones de corrupción en el seno del grupo parlamentario le llevaron a abandonar la DCG en compañía de ocho diputados y a inscribirse en el grupo mixto como independiente. La decisión de Portillo y sus compañeros dejó al partido de Cerezo con sólo cinco escaños y aceleró su tendencia electoral regresiva, hasta convertirse en una fuerza residual (Ortiz, 2007).

El 20 de junio de 1995 Portillo, ingresó en el Frente Republicano Guatemalteco -FRG- de Ríos Montt, quien entonces presidía el Congreso de la República como resultado de la inesperada victoria del partido en las elecciones del año anterior y en virtud del apoyo brindado por la DCG y la otra formación del centroderecha, la Unión del Centro Nacional -UCN- de Jorge Carpio Nicolle (Ortiz, 2007).

Portillo también se ha desempeñado como catedrático universitario, impartiendo cursos de Derecho, Economía y Política en universidades de América Latina. Fue columnista del diario Siglo Veintiuno y miembro del Consejo Editorial del Suplemento Económico Pulso, del mismo medio informativo (Biografía de mandatarios asistentes a la cumbre VIII- XVII, s.f.).

Candidaturas a presidente

Ante la prohibición de participación de Efraín Ríos Montt como candidato a presidente porque se violaba la Constitución Política de Guatemala, en 1996, Alfonso Portillo fue nominado como el reemplazante de Ríos Montt en el Frente Republicano Guatemalteco -FRG-. La elección, sin embargo, fue ganada por el Partido de Avanzada Nacional -PAN- y su candidato Alvaro Arzú, en dos vueltas (East y Thomas, 2003). En la primera vuelta, el PAN y Arzú obtuvieron un 36.5 de los votos, mientras el FRG y Portillo quedaron con un 22 por ciento. El PAN ganó en 18 departamentos mientras el FRG lo hizo en cuatro. La segunda vuelta fue más ajustada, con victoria para Arzú con el 51.2 por ciento de los sufragios, aventajando a Portillo, quien obtuvo un 48.78 de porcentaje. La diferencia en cuanto a votos fue de 31 950 (Freidenberg, 2001).

De cara a la edición de 1999, Ríos Montt no intentó de nuevo la postulación presidencial y volvió a depositar su confianza en Portillo. El 19 julio de 1998 la Asamblea General eferregista reeligió al ex dictador secretario general del partido y consagró virtualmente al profesor universitario como el presidenciable. La nominación oficial de Portillo se tramitó en la Asamblea General del 26 de junio de 1999, a la que asistieron 1 500 delegados (Ortiz, 2007). Su discurso iba combinado tanto con ideas de izquierda como de derecha, además de la promesa de reforzar la fuerza policíaca del país y acabar con la desigualdad económica. Portillo casi gana en la primera vuelta de las Elecciones de 1999, pero no llego al 50 por ciento de votos que requiere la ley. Sin embargo, en la Segunda Vuelta obtuvo un 68 por ciento de los votos frente al otro candidato, Óscar Berger (East y Thomas, 2003).

Presidente de la República de Guatemala

El 14 de enero de 2000, Portillo quedó investido en su mandato presidencial y recibió la banda presidencial que le hizo entrega Ríos Montt en calidad de presidente del Congreso, perpetuando una tradición política vigente desde 1951 según la cual ningún candidato oficialista ha ganado a la oposición de turno sin recurrir al fraude. En sus primeros mensajes a la nación, Portillo advirtió que Guatemala se hallaba “al borde del colapso” y que su gobierno iba a investigar la situación exacta de las finanzas y los recursos económicos del Estado. Según las cifras oficiales, en 1999 la economía había crecido el 3.3 por ciento, la inflación había marcado el 5.3 por ciento, la deuda externa total, pública y privada, rebasaba los 4.600 millones de dólares y el desempleo golpeaba al 35 por ciento de la población activa (Ortiz, 2007).

El 9 de agosto de 2000, Portillo realizó una declaración que muchos nunca habrían esperado oír de un dirigente del FRG: que los gobiernos sucedidos en las dos últimas décadas habían cometido violaciones de los Derechos Humanos al amparo de la guerra interna, cuyo saldo desde el inicio de la lucha guerrillera en 1960 ha sido estimado en 150 000 muertos y 50 000 desaparecidos, casi todos civiles víctimas de las prácticas de guerra quemada conducidas por el Ejército. No era una alocución a título personal, sino la lectura de las conclusiones de una investigación de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos -COPREDEH-, establecida en julio de 1991 por el entonces presidente Jorge Antonio Serrano Elías (Ortiz, 2007).

Uno de los puntos más polémicos de su gestión en la presidencia sucedió entre los meses de junio y julio de 2003. El 6 de junio el Registro de Ciudadanos rechazó inscribir la candidatura de Ríos Montt, negativa que fue sostenida por sendos pronunciamientos del Tribunal Supremo Electoral -TSE-, el 16 de junio, y de la Corte Suprema de Justicia -CSJ-, el 5 de julio. Entonces, el damnificado reclamó ante la Corte de Constitucionalidad -CC-, suprema magistratura judicial del país, la cual resolvió a su favor el 14 de julio revocando el fallo de la CSJ y ordenando el registro de la postulación. Pero el 18 de julio el partido opositor Unidad Nacional de la Esperanza -UNE- solicitó amparo a la CSJ en contra del fallo de la CC, a lo que aquella accedió dos días después, dejando la candidatura en suspenso (Ortiz, 2007).

El 21 de julio, Ríos Montt, irritado, advirtió de posibles “actos de violencia” si la CSJ no le dejaba presentarse a las elecciones al tiempo que elevaba un recurso de queja a la CC. Dicho y hecho, los días 24 y 25 cientos de furibundos eferregistas, muchos encapuchados, sembraron el caos en la capital, atacando con bombas incendiarias medios de comunicación, apaleando periodistas, levantando barricadas en arterias principales y sitiando el Palacio de Justicia con total impunidad. Los disturbios multiplicaron su gravedad a fuerza de la pasividad manifiesta de la Policía Nacional Civil y Portillo resolvió sacar al Ejército para imponer el orden. Las 36 horas de violencia se saldaron con numerosos destrozos, la muerte de un periodista y miedo en la población (Ortiz, 2007).

De acuerdo a un estudio realizado por Azpuru y Seligson (2007), Portillo es el mandatario que peor ha salido calificado por la población guatemalteca desde el regreso a la democracia en 1986, con un 36.3 por ciento de aprobación. El primer lugar de ese estudio quedó en manos del presidente Ramiro de León Carpio, con una calificación de 63 puntos.

Salida de Guatemala, regreso al país y posterior captura

El 9 de mayo de 2011, el Tribunal Undécimo de Sentencia Penal resolvió absolver al expresidente Alfonso Portillo Cabrera del delito de peculado por el supuesto desvío de Q120 millones del Ministerio de la Defensa. Manuel Maza Castellanos y Eduardo Arévalo Lacs, exministros de Finanzas y de la Defensa en el gobierno de Portillo, respectivamente, también fueron beneficiados con el veredicto (Alvarado y González, 2011).

La sentencia fue dividida, ya que las juzgadoras Coralia Contreras y Patricia Deras resolvieron que el exgobernante es inocente del desvío de Q120 millones del Ministerio de la Defensa, en el 2001. Lo mismo decidieron en el caso de los ex ministros antes mencionados. Morelia Ríos, presidenta del Tribunal, razonó su voto al exponer que sí había pruebas contundentes para condenar a Portillo (Alvarado y González, 2011).

En la resolución se leyó que el Tribunal no le otorgó valor probatorio a las pruebas presentadas por el Ministerio Público -MP- y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala -CICIG-. No le dio valor como prueba al testimonio de Armando Llort Quiteño, expresidente del Crédito Hipotecario Nacional -CHN-, quien declaró contra Portillo al afirmar que él fue quien le prestó los Q30 millones que fueron ingresados en la bóveda del CHN (Alvarado y González, 2011).

Sin embargo, el expresidente deberá seguir en prisión porque tiene pendiente el proceso de extradición tramitado por Estados Unidos, que lo solicita por lavado de dinero (Alvarado y González, 2011).

Portillo había sido capturado en la mañana del 26 de enero de 2010, en Punta de Palma, Izabal, luego de que un inmueble fuera allanado por agentes de la CICIG, Ministerio Público y fuerzas de seguridad, confirmó el Fiscal General en aquel momento, Amílcar Velásquez Zárate (Cae Portillo en Izabal, 2010).

Tras el final de su gobierno en 2004, Portillo había emigrado a El Salvador y luego a México. Sin embargo, volvió el 6 de octubre de 2008 sorpresivamente a Guatemala desde México para entregarse a la justicia, para que lo juzgara por los delitos que ya ha sido absuelto, salvo el de lavado de dinero en Estados Unidos. Horas después de su comparecencia, el juez decretó la libertad provisional mediante el pago de una fianza de un millón de quetzales (Elías, 2008). Pese a ello, en 2010 retomó la categoría de prófugo previo a ser capturado (Cae Portillo en Izabal, 2010).

El 24 de mayo de 2013, luego de ser declarado inocente de todos sus cargos en Guatemala, Portillo fue extraditado a Estados Unidos para enfrentar un proceso legal por el delito de conspiración para el lavado de dinero. Todo ello sucedió tres años y cuatro meses después de que la Corte del Distrito Sur de Nueva York planteara la solicitud formal ante las autoridades guatemaltecas, a petición del fiscal estadounidense Preet Bharara. El caso se encuentra a cargo del juez Robert Patterson (Archila y Quintela, 2013).

La extradición fue declarada con lugar el 17 de marzo de 2010, por el Tribunal Quinto de Sentencia. El fallo fue ratificado por una Sala de Apelaciones y la Corte Suprema de Justicia. Finalmente, fue confirmado por la Corte de Constitucionalidad el 26 de agosto de 2011, con la condición de que se cumplieran garantías en nombre del procesado (Archila y Quintela, 2013).

A Portillo se le juzgará por el traslado a cuentas suyas o de familiares en terceros países el total de alrededor de 550 millones de quetzales, fondos donados por el Gobierno de Taiwán, con el fin de comprar libros para bibliotecas infantiles. El dinero circuló por cuentas abiertas en Nueva York y Miami, y fue a parar finalmente a bancos en Europa, señala la acusación (Archila y Quintela, 2013).

Referencias Bibliográficas

(Visited 72 times, 2 visits today)

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

La educación de Guatemala te necesita

Durante los últimos nueve años, desde nuestra fundación en 2009, hemos llevado artículos educativos e información valiosa a millones de guatemaltecos.

En casi una década de vida, Wikiguate ha recibido el apoyo de diversos miembros de la sociedad local y actores internacionales para nacer y establecerse como un sitio de referencia sobre Guatemala.

Ahora te necesitamos a ti también, para seguir creando y editando información y artículos educativos para satisfacción de la población guatemalteca. Nuestro país es una de las cinco naciones más violentas del mundo y con los índices más bajos de desarrollo humano del continente. Solamente la educación nos hará salir adelante.

Apoya a Wikiguate

Pago Seguro