Catedral Metropolitana - WikiGuate

Catedral Metropolitana

(Última actualización: junio 4, 2015)

La Catedral Metropolitana es el templo católico más importante de Guatemala. Es de estilo neoclásico y está situado al oriente de la Plaza Mayor, antes Parque Central, Antigua Plaza de Armas, en el centro de la Ciudad de Guatemala (Arriola, 2009).

Esta localizada en el corazón del Centro Histórico de la ciudad, la Catedral es un complejo que se compone de la Catedral, el Palacio Arzobispal, el antiguo colegio San José de los Infantes, ahora oficinas parroquiales y la casa parroquial (Al Día, 2015).

El 20 de octubre de 1781, el Capitán y Gobernador General Matías de Gálvez, dictaron un auto mandando que el Arquitecto Marcos Ibáñez procediera a los trabajos iniciales de construcción del nuevo templo. Gobernaba entonces la Arquidiócesis el Doctor Cayetano Francos y Monroy (Arriola, 2009).

El 25 de julio de 1782 se colocó la primera piedra, en solemne acto al cual asistieron las autoridades eclesiásticas y civiles: “los individuos del Muy Honorable Ayuntamiento, con la oficialidad y muchos vecinos visibles de la República, a vista de innumerable pueblo -que a ratos despejaba la tropa-, a cuyo tiempo llego el Illmo. Señor Arzobispo, revestido de Pontifical, con su venerable Cabildo, Clero y Colegio Tridentino, dijo las preces del caso, bendijo el pavimento del templo delineado, con las ritualidades eclesiásticas, y con la mismo ceremonia llegó hasta una mesa, acercándose también a su lado el Señor Presidente, donde estaba preparada una palangana llena de mezcla fina, con la cuchara de albañil para su uso, un martillo -de plata estas piezas- y traída una arquilla de piedra común, bien labrada, se colocaron dentro seis medallas de oro, en una está grabado pulidamente el busto del rey y en una orla este texto: Totis viribus meis preparavi impensas domas Dei Mei V. Paralip 29.2. En el reverso están grabadas las armas reales, y en la orla: Jesu et liberatite Caroli III Hisp. Rex; y al pie: Catedralis Metropolitane Civitatis Guatemalensis fundamina jacta anno 1782” – (Arriola, 2009).

En otra medalla se grabó la efigie del Papa Pío VII, y el escudo pontificio, en la tercera, el retrato del Capitán General Matías de Gálvez y sus insignias heráldica, en la cuarta, el busto del Arzobispo Francos y Monroy y sus armas, en la quinta, el relieve del Apóstol Santiago y por el otro lado la Asunción de la Virgen y en la sexta, el siguiente lema: Nova Guatemalensis Civitas, pro nova sua Ecclesia Metropolitana, anno sexto ab urbis traslatione; en la orla: D. Matías Manzanares et D. Laurentius Montufar, CC. y al reverso el escudo de la ciudad (Arriola, 2009).

La construcción de la catedral duró 30 años. Se erigió conforme los planos del Arquitecto Mayor Marcos Ibáñez, que principió la obra, la continuó el delineador Antonio Bernasconi, que murió en 1785, por lo cual hubo de hacerse cargo de ella el Ingeniero José de Sierra, quien durante diez años dirigió los trabajos de manera muy deficiente, con lamentable pérdida de tiempo y fondos reales. En 1802 se los recomendaron con carácter interino al Ingeniero Alberto Porta y luego el artista Pedro García-Aguirre, que había tenido en su cuidado los trabajos de la iglesia y convento de Santo Domingo, los primeros que se iniciaron en la nueva capital (Arriola, 2009).

En 1804 llegó de España el Arquitecto Santiago Marquí, designado por la Corona el año anterior, para dirigir y hacer avanzar la construcción, aunque no erigió las torres, lo cual no impidió que se abriera al culto en 1815, con el fin de solemnizar las funciones de Semana Santa (Arriola, 2009).

El traslado de Catedral, que hasta entonces tenía su sede en la iglesia de Santa Rosa, se hizo cuando era Gobernador y Capitán General José de Bustamante y Guerra, la víspera del 16 de marzo del citado año, que fue Jueves Santo, con solemne procesión, llevando las imágenes de la Virgen del Socorro y la de Santiago Apóstol, patrono de la ciudad (Arriola, 2009).

El templo tiene 100 varas de largo por 40 de ancho, el altar mayor fue levantado al este, como lo previenen los decretos de las Sagrada Congregación de Ritos. La nave mayor se eleva a 22 varas de altura, en forma completamente circular, al estilo de las de San Pedro en Roma. Las naves intermedias disminuyen en proporción, a las del centro. La columnata de la parte central de la fachada es de estilo dórico. A cada lado del crucero se construyeron sendas capillas, con ornamentación del mismo carácter arquitectónico. La capilla mayor se encuentra en el centro de la cruz. Las torres fueron erigidas, lo mismo que la parte superior del templo a mediados del siglo XIX (Arriola, 2009).

A los lados de la catedral se levantaron dos edificios, que no guardan ninguna proporción con ella, el del Palacio Arzobispal y el destinado al Colegio de San José de los Infantes. Hacia el sur se construyó la capilla de El Sagrario, según los planos del Arquitecto Santiago Mariano Francisco Marquí (Arriola, 2009).

Los terremotos de 1917-1918 causaron serios daños al templo catedralicio, especialmente las torres, que cayeron el 4 de enero de 1918. Reconstruidas en cemento por los constructores Guido Albani y Juan Domergue. La Catedral fue nuevamente damnificada por los terremotos del 4 de febrero de 1976. Se la restauró a un costo de más de 1, 000,000 de quetzales, aunque sin el cuidado de conservar la unidad en la fachada, en la que puede observarse el mal tratamiento de la piedra y el uso de cemento en la parte superior, todo ello ha roto el equilibrio de la misma y producido la alteración del color, que quizá la pátina podrá hacer uniforme después de largo tiempo, si la capital no vuelve a sufrir otra catástrofe cíclica, como se ha pronosticado (Arriola, 2009).

Aprovechando el desnivel del terreno en la parte posterior, se construyeron las criptas -bóvedas o catacumbas-, que se abren al público el 1º. de noviembre de cada año, en forma tradicional. En ella han sido inhumados varias personalidades entre las que se encuentran Arzobispos y los Ex-Presidentes Rafael Carrera y José Reyna Barrios. La tumba del Arzobispo Mariano Rossell Arellano se halla al fondo de la nave de la derecha (Arriola, 2009).

El altar mayor actual se importó de Italia y su instalación estuvo al cuidado del artista Julio Urruela Vásquez, fue consagrado el 10 de diciembre de 1964. La primera misa se celebró en él el 14 del mismo mes, con motivo de los funerales del Arzobispo Rossell y Arellano. El atrio quedó totalmente modificado, después de los terremotos de 1917-1918 fueron demolidas las estatuas de los evangelistas, que hacían más impresionante la fachada. Se le cercó con una baranda de hierro, sostenida por pilastras de piedra, diseñada por el Arquitecto Ismael Penedo Solé en julio de 1972. El proyecto fue autorizado por el Instituto de Antropología e Historia de Guatemala en septiembre de 1973, se terminó en 1980 (Arriola, 2009).

Referencias bibliográficas

  • Arriola, J. (2009). Diccionario Enciclopédico de Guatemala. Guatemala: Editorial Universitaria. Universidad de San Carlos de Guatemala.
  • Al Día (2015. 4 de enero). Catedral Metropolitana. Historias al Día. Guatemala. pp.7

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

La educación de Guatemala te necesita

Durante los últimos nueve años, desde nuestra fundación en 2009, hemos llevado artículos educativos e información valiosa a millones de guatemaltecos.

En casi una década de vida, Wikiguate ha recibido el apoyo de diversos miembros de la sociedad local y actores internacionales para nacer y establecerse como un sitio de referencia sobre Guatemala.

Ahora te necesitamos a ti también, para seguir creando y editando información y artículos educativos para satisfacción de la población guatemalteca. Nuestro país es una de las cinco naciones más violentas del mundo y con los índices más bajos de desarrollo humano del continente. Solamente la educación nos hará salir adelante.

Apoya a Wikiguate

Pago Seguro