Cerámica popular de Guatemala - WikiGuate

Cerámica popular de Guatemala

(Última actualización: mayo 5, 2015)

Cerámica popular de Guatemala es el término que con el que se puede identificar al arte de fabricar recipientes útiles, que a la vez representan una parte dela identidad guatemalteca. Pueden entenderse también como expresiones culturales, hechas de diversos materiales, con atributos estéticos, tradicionales, creados de manera manual con herramientas sencillas para diversos usos (Rodríguez, 1988).

Cerámica prehispánica, colonial y actual

La cerámica prehispánica sufrió el mismo impacto que todas las manifestaciones mayas a raíz de la conquista española de 1524. Los alfareros mayas trabajaban el barro a base de rotación manual. No conocían el procedimiento del vidriado, que consiste en el uso del horno y de barnices metálicos, de probable ascendencia árabe, ni la rueda para tornear (Móbil, 2002).

Ambos procedimientos llegaron a Guatemala con los conquistadores españoles y la cerámica adoptó ambas técnicas a los usos prehispánicos. En la actualidad, los centros alfareros guatemaltecos presentan dos características que los diferencian radicalmente: en algunos predominan las técnicas prehispánicas de tipo folk, mientras que en los otros se producen objetos que han adoptado las técnicas del vidriado y la rueda para tornear, que dan como resultado la copia de algunos modelos hispánicos- Entre los primeros centros alfareros se encuentran Santa Cruz Chinautla, San Luis Jilotepeque y Santa Apolonia, mientras que entre los segundos sobresalen Totonicapán y Antigua Guatemala (Móbil, 2002).

En la alfarería indígena tipo folk, las formas que se dan a los objetos de esta cerámica indígena casi siempre son las mismas: ollas, tinajas, apastes, braseros, batidores, comales, porrones, pichingas y actualmente, sobre todo en Chinautla, han aparecido otras figuras de influencia mexicana. Algunas figuras de ángeles y vírgenes que conviven con las viejas formas tradicionales debido a la demanda del turismo (Móbil, 2002).

La cerámica colonial, o cerámica vidriada, tuvo su asiento principal en Antigua Guatemala, en Totonicapán y en algunos otros sitios. Esta cerámica se distingue por el empleo del torno y de resursos minerales, tales como óxidos de plomo, hierro y cobre, además de por los barnices que se les aplica y por la organización de talleres artesanales. La alfarería vidriada consiste en hermosos objetos de aire sensorial y tonos brillantes. Es fina y de colorida (Móbil, 2002).
La alfarería vidriada de Antigua Guatemala se distingue por sus tonos grises, amarillos, verdes o azules y negros. La producción consiste en jarrones, floreros, azulejos, mancerinas, platos y platones con soles y flores decorativos, entre otras (Móbil, 2002).

La alfarería de Totonicapán –de los poblados de San Miguel y San Cristobal– consiste en trastos, alcancías, floreros, jarros, juguetes teñidos de varios colores, entre los que se destacan el ocre, azules plomizos, verdes y amarillos claros. Se producen también ollas y peroles, batidores y apastes, pitos y candeleros de calidad más rústica, aunque siempre vidriada (Móbil, 2002).

Principales centros de creación cerámica en Guatemala

Chinautla, de origen pokomam, produce una cerámica de color rojo o gris muy tenue. Cuando el fondo es claro, la decoración, de ágiles dibujos superficiales, es roja. Además de los objetos traidicionales, trambién se producen candeleros, patos e incensarios (Móbil, 2002).

San Luis Jilotepeque, también de origen pokomam, produce una cerámica más refinada. Sus objetos principales consisten en cántaros decorados, patos, etcétera. Su color rojo es oscuro y bruñido, con aplicación de dibujos negros (Móbil, 2002).

La cerámica producida en Santa Apolonia, Chimaltenango, de origen cakchiquel, tiene un carácter utilitario muy difundido. Su producción es masiva y consiste en grandes ollas para tamales, batidores y comales, de fuerte textura y de tonos rojos claros. Es posiblemente la alfarería que se hace con mayor espontaneidad y primitivismo (Móbil, 2002).

La producción alfarera de los tres centros reseñados está a cargo exclusivamente de las mujeres (Móbil, 2002).

Al reseñar la cerámica de Rabinal, poblado k’iche’ de Baja Verapaz, hay que hacer mención aparte de ella, pues se fundieron temas aborígenes y españoles con un mundo de objetos: pitos, candeleros e incensarios ceremoniales, danzarines, pastores, músicos y hasta días de mercado, etc. Estas complejas formas escultóricas son de barro claro, cocido, al que se aplican anilines de chillantes colores (Móbil, 2002).

Referencias bibliográficas

  • Asociación de Amigos del País (2004). Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala. Guatemala, Guatemala. Fundación para la Cultura y el Desarrollo de Guatemala.
  • Móbil, J. (2002). Historia del Arte Guatemalteco. Editorial Serviprensa, S. A.
  • Rodriguez, F. (1988). Breve Introducción al Estudio de las Artesanías Populares de Guatemala. Guatemala. Sub-centro Regional de Artesanías y Artes Populares.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

La educación de Guatemala te necesita

Durante los últimos nueve años, desde nuestra fundación en 2009, hemos llevado artículos educativos e información valiosa a millones de guatemaltecos.

En casi una década de vida, Wikiguate ha recibido el apoyo de diversos miembros de la sociedad local y actores internacionales para nacer y establecerse como un sitio de referencia sobre Guatemala.

Ahora te necesitamos a ti también, para seguir creando y editando información y artículos educativos para satisfacción de la población guatemalteca. Nuestro país es una de las cinco naciones más violentas del mundo y con los índices más bajos de desarrollo humano del continente. Solamente la educación nos hará salir adelante.

Apoya a Wikiguate

Pago Seguro