Códices Mayas - WikiGuate

Códices Mayas

(Última actualización: mayo 10, 2015)

Los Códices Mayas son libros mayas prehispánicos, largas tiras de papel, dobladas en forma de acordeón, cubiertas en ambas caras por una capa de cal sobre las que se pintaron a color téxtos glíficos, animales, personajes y objetos (Baudez, C. F., 2004).
Los códices mayas son los libros en los que los mayas plasmaron las diversas formas de escritura que a lo largo de los años desarrollaron, ya que fuera del Viejo Mundo (Europa, Asía y África) solo en Mesoamérica los pueblos desarrollaron sistemas de escritura (León-Portilla, M. 2003)

“Los pueblos mesoamericanos utilizaron diversos signos para expresar sus ideas y conocimienos (…). En el caso de la cultura Maya se utilizó el sistema e escritura más perfecto de todos, ya que contiene todas las partes gramaticales necesarias para reproducir el lenguaje hablado, es decir verbos, adverbios, nominales o sujetos, adjetivos, títulos, fechas, etc., en la forma de la sintaxis propia del idioma. Los signos representan logogramas, por ejemplo palabras completas y partículas fonéticas o sonidos, para así leer como una combinación logosilábica” (Fahsen, F., 2007, p. 46).

Forma de los códices mayas

Los códices creados por los pueblos mesoamericanos prehispánicos son de muchas clases, los más comunes son los que se elaboraban sobre tiras de pieles de animales o papel, doblados en forma de biombo y que en su mayoría eran leídos en forma horizontal. Los códices mayas, a diferencia de otros códices de la región mesoamericana, no fueron elaborados sobre pieles animales, sino sobre papel obtenido de cortezas de árboles (Gutiérrez, N., 1992).

“Normalmente tenían un formato rectangular, doblados en forma de biombo, en páginas hechas a base de corteza finamente alisada del árbol FICUS COTINIFOLIA o bien del árbol de AMATLE. Estas hojas se cubrían con una capa compuesta por almidón y carbonato de clacio” (Fahsen, F., 2007, p. 48).

Para proteger el manuscrito, la última y la primera hoja se pegaban a tablas de madera, pero por múltiples razones como el deterioro natural o la destrucción premeditada, casi ninguna se conserva (Gutiérrez, N., 1992).

“se pintaban los signos y las imágenes. Los colorantes o tintas eran de hojas vegetales, de barro y material de hierro. Los pinceles eran de plumas de aves y para las tintas se usaban conchas o piezas de cerámica” (Fahsen, F., 2007, p. 48).

Todos los códices están pintados con divisiones enmarcadas con líneas negras en algunos y rojas en otros, y eran considerados como objetos sagrados por sus contenidos y usos.

Destrucción y conservación

Está documentado, tanto por fuentes españolas, como por la información obtenida en vasijas y otros objetos prehispánicos, la existencia de códices a lo largo de toda el área de Mesoamérica, con excepción del área occidental. El motivo por el cual únicamente cuatro documentos mayas sobrevivieron, a pesar del conocimiento que existían cientos de estos, se debe en algunos casos al deterioro del tiempo y en la mayoría de casos a la acción humana. (Gutiérrez, N., 1991).
Cuando los españoles llegaron se enteraron rápidamente de la existencia de los libros mayas, según refiere Nelly Gutiérrez, ya que Hernán Cortéz en sus comunicaciones con Carlos V menciona dos libros y uno de los cronistas más importantes de la conquista, Bernal Díaz del Castillo, narra la existencia de múltiples libros en lo que él llama casas de ídolos y sacrificaderos. De igual manera, Gutiérrez, citando el libro Relación de las cosas de Yucatán de Fray Diego de Landa expresa:

“escribían sus libros en una hoja larga doblada con pliegues que se venía a cerrar toda entre dos tablas que hacían muy galanas, y que escribían de una parte y de otra a columnas, según eran los pliegues; y este papel lo hacían de las raíces de un árbol y le daban un lustre blanco que se podía escribir bien”. (1992, p. 10).

Los libros mayas contenían cronologías históricas, pero también y muy importante contenían poesía, tratados de botánica, medicina, almanaques relacionados con ceremonias para la agricultura, la cacería, el tejido, los apiarios y con seguridad también filosofía, espiritualidad y cosmovisión (Fahsen, F. y Matul, D., 2007).

Debido a su directa asociación con los dioses y las ceremonias, los frailes encargados de la evangelización de los mayas destruyeron indiscriminadamente los documentos. Fue precisamente Landa quien ordenó la destrucción específica de muchos códices, otros en grandes cantidades fueron perdidos en la quema de grandes bibliotecas como la de Tenochtitlán y Tlatelolco (Gutiérrez, N., 1992).

Existe una división entre los autores sobre cuántos códices mayas sobrevivieron al tiempo, mientras que algunos sólo mencionan al Códice de Madrid, Códice de Dresde y Códice de París, otros añaden a esta lista el Códice de Grolier, pero debido a que los especialistas han dudado de la autenticidad de este último en ocaciones no le asisgnan importancia o no lo toman en cuanta, por lo que algunas veces se habla de tres códices sobrevivientes y otras de cuatro (Fahsen, F. y Matul, D., 2007).

Referencias bibliográficas

  • Baudez, C. F. (2004). Una historia de la religión de los antiguos mayas. México: UNAM.
  • Fahsen, F. (2007). Comentarios. En Liga Maya Guatemala El Códice de Madrid, codex Tro-Cortesianus, Tz’ib’ rech Madrid (pp. 46-77). Guatemala: Amanuense.
  • Fahsen, F. y Matul, D. (2007). Los Códices de Dresde, París y Grolier, Ri Mayatz’ib’c’o Dresde, París xuquje’ ri Xk’ut pa Grolier. Guatemala: Amanuense.
  • Gutiérrez, N. (1992). Códices de México: Historia e interpretación de los grandes libros pintados prehispánicos. México: Editorial Panorama.
  • Gutiérrez, N. (1991). Los Mayas: historia, arte y cultura. México: Panorama Editorial.
  • León-Portilla, M. (2003). Obras de Miguel León-Portilla. Tomo III: Herencia cultural de México. México: UNAM.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

La educación de Guatemala te necesita

Durante los últimos nueve años, desde nuestra fundación en 2009, hemos llevado artículos educativos e información valiosa a millones de guatemaltecos.

En casi una década de vida, Wikiguate ha recibido el apoyo de diversos miembros de la sociedad local y actores internacionales para nacer y establecerse como un sitio de referencia sobre Guatemala.

Ahora te necesitamos a ti también, para seguir creando y editando información y artículos educativos para satisfacción de la población guatemalteca. Nuestro país es una de las cinco naciones más violentas del mundo y con los índices más bajos de desarrollo humano del continente. Solamente la educación nos hará salir adelante.

Apoya a Wikiguate

Pago Seguro