Correo de Guatemala

Imagen del arco conocido como Arco de Correos, parte del Edificio de Correos de Guatemala (Fotografía: Saúl Martínez).
Imagen del arco conocido como Arco de Correos, parte del Edificio de Correos de Guatemala (Fotografía: Saúl Martínez).

El Correo de Guatemala ha sido una institución que se dedica a dar el servicio de correspondencia, envíos de cartas, documentos y encomiendas en Guatemala (Larios, 2014).

El correo originalmente era entregado por personal a pie o a caballo. En 1765 se implementa por vez primera el correo marítimo en Guatemala -con el puerto de Santo Tomás de Castilla como principal medio-. Por otro lado, las oficinas de correos estuvieron situadas primeramente frente a la Catedral. Las instalaciones fueron trasladadas en 1871 a la Superintendencia de Telégrafos por Miguel García Granados (Martínez, 2012).

En ese mismo año fueron emitidos los primeros sellos postales guatemaltecos, encargados por el Consejo Nacional Filatélico de Guatemala (Martínez, 2012).

Después de su destrucción por los terremotos de 1917 y 1918, se dilató su construcción hasta el 1938, cuando fue mandado a construir por Jorge Ubico. En 1945 fue inaugurado y nombrado como Dirección General de Correos y Telecomunicaciones en la 7 avenida y 12 calle de la zona 1 (Martínez, 2012).

En 1997 fue concedido por el gobierno de Álvaro Arzú el correo nacional a la empresa Correo de Guatemala, S.A., con nombre comercial El Correo. Actualmente cuenta con cerca de 400 agencias en el territorio nacional y más de 300 personas trabajando como carteros (Martínez, 2012).

Al año se entregan y se reciben un promedio de 40 millones de documentos. Los telegramas todavía siguen, se usan para citaciones de juzgados y empresas que emiten avisos de cobro. Éstos se reciben a mano o a máquina en una de las sedes del Correo, luego se escriben en computadora, se imprimen y los envían como documento urgente (Larios, 2014).

Referencias Bibliográficas

Agosto 24, 2015
top
La información publicada en wikiguate.com.gt es responsabilidad de sus autores y no representa o compromete ni a la Universidad Rafael Landívar ni a la cooperación alemana. Tales instituciones han apoyado el lanzamiento del proyecto, más no asumen la autoría de los contenidos.
Ir a la barra de herramientas