El Escribano fue un funcionario  o secretario público durante la Colonia y hasta bien entrado el siglo XIX, que describía, dando fe, lo que pasaba en los juicios y además, autorizaba las escrituras de los actos y contratos celebrados por particulares (Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala, 2004).

El Escribano, equivalía al actual secretario de los concejos municipales y de los tribunales y al notario. En la época colonial se clasificaban en:

  • Escribanos Reales: ejercían en todo el reino  o territorio correspondientes.
  • Escribanos Numerarios: los de número, sólo podían ejercer su cargo en las poblaciones o distritos a los que estaban asignados, llamándoseles así porque su cantidad era fija, de acuerdo con la población.
  • Escribanos de Consejo o Ayuntamiento: eran los que daban fe de las juntas de esos cuerpos y autorizaban sus acuerdos y declaraciones.
  • Escribanos de Cámara: actuaban en las Reales Audiencias (Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala, 2004).

La organización administrativa altamente centralizada, burocrática y legalista, requirió una gran cantidad de escribanos, aunque no todos tuvieron la misma categoría, prestigio y nivel de ingresos. Los más importantes eran los de Cámara, a quienes seguían los del Cabildo y los Numerarios de las grandes ciudades, después, los de la Real hacienda de lugares importantes y finalmente, los más modestos en los pueblos más alejados (Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala, 2004).

Su preparación era fundamentalmente práctica, similar a la de los artesanos. Eran cargos vendibles y renunciables -con ellos se inició tal práctica-. A partir de 1581 se permitió la compra del cargo por dos generaciones y desde 1606, todos los oficios vendibles se otorgaron a perpetuidad (Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala, 2004).

Los escribanos públicos  de número tenían la obligación de llevar su libro de registro de escrituras, hechas, en forma sucesiva, en papel sellado especial, este registro se llamaba protocolo y usualmente, se cosía y se encuadernaba por año, con su correspondiente índice, a la muerte del titular, el protocolo pasaba obligadamente al sucesor en el oficio (Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala, 2004).

En Santiago de Guatemala casi siempre hubo sólo dos escribanos numerarios, aunque había otros de número adscritos al Juzgado de Provincia, así como diversos escribanos reales que, en ocasiones, recibía asignaciones. En la Audiencia de Guatemala hubo siempre dos escribanías de Cámara. Un estudio monográfico sobre este tema es el libro Los escribanos en las Indias Occidentales, de Jorge Luján Muñoz (Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala, 2004).

Referencias Bibliográficas

  • Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala. (2004). Asociación de Amigos del País Guatemala. Editorial: Amigos del País, Guatemala.
Septiembre 25, 2015
top
La información publicada en wikiguate.com.gt es responsabilidad de sus autores y no representa o compromete ni a la Universidad Rafael Landívar ni a la cooperación alemana. Tales instituciones han apoyado el lanzamiento del proyecto, más no asumen la autoría de los contenidos.
Ir a la barra de herramientas