Fuero Eclesiástico en la Época Colonial

El Fuero Eclesiástico en la Época Colonial fue una autoridad eclesiástica cuya función fue el juicio de los delitos en el clero y los delitos de mixto fuero durante la Época Colonial. Ejerció vigilancia sobre las autoridades seculares y los habitantes del Reino de Guatemala (Móbil, 1995).

El fuero perseguía pecados eclesiásticos -como la herejía, simonía y blasfemia- y pecados de mixto fuero –como el adulterio, el bestialismo y la sodomía-. Asimismo, algunos de los conventos de frailes y palacios episcopales tenían espacios dispuestos para prisiones y torturas. Entre algunos de los más famosos prisioneros estuvo el fabulista Rafael García Goyena, por haber sellado matrimonio de manera ilegal (Móbil, 1995).

Se mantenía en función gracias al poder económico de la Iglesia por medio de impuestos como el diezmo –el cual en 1815 llegó a la cantidad de 83,603 pesos anuales-. Se dio el caso de las cofradías, como cuerpos dependientes de la Iglesia, y tuvieron un papel indispensable para la penetración del poder eclesiástico en territorios indígenas. Asimismo, se dieron los curatos y vicarías, solo en Guatemala llegaron a existir 1700 instituciones de estos tipos (Móbil, 1995).

Referencias Bibliográficas

  • Móbil, J. (1995). Guatemala: su pueblo y su historia. Guatemala. Editorial Serviprensa, S.A.
top
La información publicada en wikiguate.com.gt es responsabilidad de sus autores y no representa o compromete ni a la Universidad Rafael Landívar ni a la cooperación alemana. Tales instituciones han apoyado el lanzamiento del proyecto, más no asumen la autoría de los contenidos.
Ir a la barra de herramientas