Grabado en Guatemala - Wikiguate

Grabado en Guatemala

Última actualización: noviembre 22, 2016

El Grabado en Guatemala es un arte que ha tenido presencia en Guatemala desde tiempos prehispánicos hasta la actualidad (Herrera, 2014).

El Museo Nacional de Arqueología y Etnología de Guatemala exhibe las “Pintaderas”, unos sellos de barro cocido posiblemente utilizados en la época prehispánica, para estampar el cuerpo, que podría haber sido un emblema de algún tipo de rango social. Sus diseños son florales, geométricos antropomorfos y zoomorfos (Herrera, 2014).

Más adelante, con la llegada de los españoles al territorio, se propaga el grabado europeo en la Época Colonial de Guatemala, con la impresión de libros, la acuñación de monedas y la transmisión de imágenes artísticas, religiosas e históricas (Herrera, 2014).

A finales del siglo XVIII se fundó la Casa de la Moneda, la cual contribuyó a mantener la profesión de los grabadores de la época. El grabado fue considerado como una forma de realizar ilustraciones reproducidas fielmente a las imágenes, sin tomar en cuenta las posibilidades creativas (Herrera, 2014).

Con la Revolución de 1944 se renovaron las artes y la educación: la remodelación de la Escuela Nacional de Artes Plásticas incluyó dentro de su pensum de estudios el grabado.

También se conformó el Grupo del 40, el cual estaba integrado por Guillermo Grajeda Mena, Juan Antonio Franco y Dagoberto Vásquez, lo que da inicio a los valores expresivos de la xilografía a la manera del expresionismo alemán (Herrera, 2014).

Como aporte a la época se sumaron los talleres de gráfica popular de México, que poseían un lenguaje con realismo social lo que tuvo una verdadera repercusión en Guatemala en las décadas de los cuarenta y cincuenta gracias a la presencia del grabador mexicano Arturo García Bustos (Herrera, 2014).

Durante este período Carlos Mérida trabaja la litografía y realiza una serie de imágenes referentes a las tradiciones mexicanas. Otros que se dedican a la xilografía en esta época en Guatemala son Arturo Martínez, Guillermo Cú Caal, Rina Lazo y Víctor Vásquez Kestler (Herrera, 2014).

Ya en los años cincuenta, se manejaba la estilización geométrica y el tachismo informal conocido como “lo moderno” y a esto se le agregaba la influencia de Roberto Gonzáles Goyri, Roberto Ossaye, Dagoberto Vásquez y Grajeda Mena, quienes trabajaban el grabado con mayor experimentación formal y técnica, -comienza a producirse la calcografía, la litografía y se profundiza la utilización del aguafuerte y aguatinta- (Herrera, 2014).

Roberto Cabrera es una figura importante en esa época, artista y maestro de grabado en su Estudio Taller Cabrera y en la Universidad Popular. Inculcó a sus alumnos y a su generación el gusto por el expresionismo y el objeto e imagen “encontrados” (Herrera, 2014).

El maestro Luis Díaz, en 1967, edita una serie de intaglios del calendario maya –Tzolkin-. También trabaja intaglios blancos –espacial-. Daniel Schaffer contribuye a difundir la serigrafía –técnica basada en el principio del estarcido, con altos indices creativos y artísticos. Mérida también utiliza esta técnica, en su época, en la producción de estampas de trajes regionales (Herrera, 2014).

En la década de los setenta se trabaja la xilografía, litografía y el offcet y comienza una etapa de experimentación en las matrices y las impresiones. Entre los artistas grabadores de esta etapa se encuentran Wilfreda López, Rodolfo Abularach, Ramón Ávila, Arnoldo Ramirez Amaya, Moisés Barrios, Rolando Ixquiac Xicará y Luis Díaz, entre otros. Éste ultimo lleva a cabo su obra Documentos -1972- que consiste en estampas hechas con tragantes de las calles, como matrices y el tránsito urbano como tórculos de presión (Herrera, 2014).

Ramirez Amaya, por su parte, imprime en cartones de embalaje (Herrera, 2014).

En la década de los ochenta sobresalen entre otros artistas como Luis Díaz, Rudy Cotton -con sus aguatintas que destacan por su textura granulosa-, Isabel Ruiz -trabaja planchas de zinc- y Moisés Barrios. En los años noventa surgen artistas como Guillermo Maldonado, Francesca Pizzo y Mónica Torrebiarte, quienes le dan a la xilografía un aire diferente (Herrera, 2014).

Desde 2005 se han realizado varios Salones de Grabado con el propósito de divulgar la apreciación del grabado, el cual como arte posee amplitud de formas, modos y ejecuciones y su variación a través de la historia. El objetivo del primer salón fue recuperar el arte del grabado objetivo y darlo a conocer entre las nuevas generaciones. Los salones consisten en la convocatoria a los artistas, talleres abiertos y exposiciones (Herrera, 2014).

Referencias Bibliográficas

  • Herrera, S. (2014). Cultura de Guatemala. Enfoques Humanísticos.Facultad de Humanidades Universidad Rafael Landívar. Año XXXV. Vol. I. Guatemala.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

La educación de Guatemala te necesita

Durante los últimos nueve años, desde nuestra fundación en 2009, hemos llevado artículos educativos e información valiosa a millones de guatemaltecos.

En casi una década de vida, Wikiguate ha recibido el apoyo de diversos miembros de la sociedad local y actores internacionales para nacer y establecerse como un sitio de referencia sobre Guatemala.

Ahora te necesitamos a ti también, para seguir creando y editando información y artículos educativos para satisfacción de la población guatemalteca. Nuestro país es una de las cinco naciones más violentas del mundo y con los índices más bajos de desarrollo humano del continente. Solamente la educación nos hará salir adelante.

Apoya a Wikiguate

Pago Seguro