Guatemala en el siglo XIX - WikiGuate

Guatemala en el siglo XIX

(Última actualización: febrero 27, 2015)

Guatemala en el siglo XIX es un artículo que se refiere a la evolución social, económica y de la cultura en Guatemala durante el siglo XIX, específicamente desde 1821 hasta 1900 (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Evolución demográfica

En 1821, Guatemala tenía unos 500,000 ó 600,000 habitantes, en su mayoría indígenas. Según el censo de 1893, la población llegó a ser, aproximadamente, de 1 351 078 habitantes, con un 35.3 por ciento de ladinos (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El término ladino se generalizó, en el siglo XIX, para designar a los que no eran indígenas ni blancos, pero, con el tiempo, fue adquiriendo connotaciones económicas y políticas. La población ladina acentuó también su dispersión en todo el territorio nacional, asentándose en los municipios de mayoría indígena, donde se dedicaba generalmente al comercio. Aquí constituyeron los ladinos focos de influencia cultural (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

La población blanca también se vio incrementada con la llegada de inmigrantes de Europa y de otros países de América. El núcleo más importante fue el alemán, pero también llegaron franceses, italianos, ingleses, chinos y, desde luego, españoles, hispanoamericanos y estadounidenses (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Actividad económica

Después de la Independencia de Guatemala, la agricultura se mantuvo como la actividad económica más importante (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

La mayoría de los agricultores, indígenas y ladinos, continuaron cultivando productos para su propio consumo, aunque los que tenían sus parcelas cerca de los centros urbanos comercializaban parte de sus cosechas, vendiéndola en los mercados locales. La falta de medios adecuados de comunicación no permitía un mayor comercio interno (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El mayor producto de exportación, hasta la década del 1860, fue la grana o cochinilla, pero se siguieron cultivando el cacao, la caña de azúcar y el algodón para el consumo interno. También comenzó a cultivarse comercialmente el café, grano que, a fines del siglo, era el producto agrícola más importante y ya recibía el apoyo de los gobiernos liberales (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

La industria estuvo reducida a los textiles y a las artesanías tradicionales. Entre estas últimas figuraba la elaboración de objetos de cerámica y de madera para el consumo local. También tuvo importancia la fabricación de aguardiente, así como la de cigarros y puros, elaborados con tabaco nacional. En 1875 se estableció la fábrica de hilados y tejidos Cantel y una década después, la fábrica de cerveza Castillo Hermanos (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Durante la época republicana se siguió usando como moneda el peso plata de ocho reales, aunque, desde luego, se eliminaron el escudo español y las efigies de los reyes (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

En la época federal las monedas llevaban, en el anverso, los cinco volcanes del emblema oficial y en el reverso, un árbol con la leyenda “Libre crezca fecundo”. Durante la época conservadora se sustituyó el escudo federal por el de la república, de 1851, sustituido, a su vez, por el de 1858. Después de 1871, las monedas llevaron el actual escudo nacional (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

En su mayoría, las monedas acuñadas en la Casa de Moneda eran de plata, pero también las había de oro. Las primeras monedas de cobre se acuñaron en 1870. En todo el siglo, las monedas fueron insuficientes en el país, por lo que siguieron circulando viejas piezas coloniales, los macacos, y muchas extranjeras. Además, en los mercados se utilizaban, como dinero, granos de cacao y tabletas de chocolate. En la época de la Reforma se retiraron de circulación los macacos y otras monedas defectuosas, y a algunas suramericanas que siguieron empleando se les troqueló un pequeño escudo de Guatemala (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

En 1874 se fundó el Banco Nacional de Guatemala, primera institución bancaria del país, que debió ser clausurada, en 1876, por la guerra contra El Salvador (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Después se fundaron otros bancos privados, de los cuales sólo subsiste el de Banco de Occidente. En ese período, todas las instituciones bancarias podían emitir sus propios billete, y también lo hacía el gobierno, lo que produjo, durante la crítica situación económica del régimen de José María Reina Barrios, una emisión de papel moneda sin respaldo. Era tan grande la escasez de dinero circulante, que algunas fincas obtuvieron autorización para acuñarlo en monedas de cobre o latón, y las municipalidades emitieron pequeños billetes, llamados cédulas, con valores de uno y dos reales. Estas cédulas desaparecieron a principios del siglo XX (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Evolución de las artes plásticas

La situación política del siglo en cuestión no favoreció el desarrollo de las artes plásticas, algo que sólo ocurrió hasta en los años finales del mismo (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

La escultura colonial, que había ganado justo prestigio, casi desapareció y se recurrió a la importación de piezas de mármol y bronce. La arquitectura también tuvo poco desarrollo, a excepción de los proyectos urbanísticos de la época de la Reforma Liberal. En los primeros años de la república se terminaron los templos comenzados a finales de la Colonia y se realizaron escasos proyectos, como el del Teatro Nacional o Teatro Carrera, conocido, más tarde como Teatro Colón, que comenzó a construirse en 1832 y se terminó en 1859, y los fuertes de San José y Matamoros, finalizados en 1846 y 1858, respectivamente (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Durante la Reforma Liberal hubo proyectos urbanísticos en la ciudad capital y en Quetzaltenango. Asimismo, en ese período llegaron artistas extranjeros, quienes contribuyeron con sus diferentes habilidades y disciplinas a la construcción de edificios y monumentos -como el Palacio Presidencial de Reina Barrios, Palacio de la Reforma, el Mercado Central, y los monumentos dedicados a Cristóbal Colón, Miguel García Granados, Justo Rufino Barrios y Bartolomé de Las Casas, así como las estaciones de los ferrocarriles (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

En 1853 llegó a Guatemala el maestro suizo Juan Bautista Frener, escultor y grabador contratado para la Casa de Moneda, quien diseñó el Escudo Nacional y fue el autor de la mayoría de los grabados que se troquelaron en todas las monedas de ese siglo (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Entre los pintores más notables del siglo XIX figuran Julián Falla, Viviano Salvatierra y, muy particularmente, Francisco Cabrera, famoso por sus excelentes miniaturas (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Literatura

Los literatos sobresalientes del siglo XIX fueron los poetas José Batres Montúfar -autor de poemas inspirados en tradiciones guatemaltecas-, Juan Diéguez Olaverri, Josefa García Granados, Ismael Cerna, Domingo Estrada, Fernando Cruz y María Cruz (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Se destacaron también los novelistas Antonio José de Irisarri, José Milla y Vidaurre -Salomé Jil- y el historiador Agustín Mencos Franco (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Muchos otros literatos de finales del siglo escribieron aún en el siglo XX, y a ellos se alude dentro de la literatura de esos cien años (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Educación

En la Constitución de Cádiz se señaló la necesidad de que todo ciudadano supiera leer y escribir, y este criterio fue heredado por los gobiernos de la época independiente. Durante la administración de Mariano Gálvez se emitieron las “Bases para el Arreglo General de la Instrucción Pública”, en las que se dividió el sistema educativo en tres niveles: el primero cubría la educación primaria. El segundo, que ejecutaban los Colegios Mayores, preparaba a los estudiantes en espera de ingresar en la universidad. Y el tercero, o superior, estaba encomendado a la Academia de Estudios, que sustituyó a la antigua Universidad de San Carlos. La nueva ley aspiraba que se establecieran escuelas de niños y de niñas en cada municipio del país. El plan educativo de Gálvez, que era laico, no llegó a operar completamente, pues fue creado en 1832 y dejo se funcionar cuando Gálvez fue derrocado, 1838 (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Durante el régimen de los 30 años se volvió a la enseñanza dirigida por la Iglesia Católica. En 1852 se puso en vigencia una nueva ley educativa, conocida como Ley Pavón. La diferencia básica entre los planes educativos de la época de Gálvez y los de la posterior, consistía en que, en los segundos, se volvió al estudio del catecismo, pero, por lo demás, el contenido de los programas de primaria era semejante: lectura, escritura, aritmética, moral y urbanidad. La Universidad Nacional volvió a regirse por las Constituciones coloniales (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El número de escuelas aumentó con el tiempo. En 1821 funcionaban seis en la capital. En 1863 había 205 establecimientos municipales gratuitos, a los que asistían 7000 niños (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El gobierno de la Reforma Liberal introdujo cambios básicos en el sistema educativo. Se volvió a la enseñanza laica en todos los niveles de la instrucción estatal, se otorgó prioridad a la escuela primaria, y se nacionalizaron las municipales y parroquiales. Se crearon centros de educación media para hombres y mujeres, los que ampliaron la posibilidad de un mayor nivel de conocimientos para quienes no iban a la universidad. Así, surgieron escuelas e institutos normales, escuelas de artes y oficios, escuelas de agricultura, el Conservatorio Nacional, la Escuela Politécnica. Subsistieron los centros de educación privados, que podían impartir educación religiosa (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

La Universidad de Guatemala dependía del Ministerio de Instrucción Pública y, en esta época, perdió su unidad académica, transformándose en un conjunto de escuelas facultativas casi independientes entre ellas (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

La obligatoriedad de la enseñanza primaria, consignada como un mandato de la Constitución de 1879, fue tan sólo declaración de un propósito que no se ha alcanzado aún a la fecha (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Referencias bibliográficas

  • Asociación de Amigos del País (2004). Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala. Guatemala. Editorial: Amigos del País, Guatemala.

Categorías

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

La educación de Guatemala te necesita

Durante los últimos nueve años, desde nuestra fundación en 2009, hemos llevado artículos educativos e información valiosa a millones de guatemaltecos.

En casi una década de vida, Wikiguate ha recibido el apoyo de diversos miembros de la sociedad local y actores internacionales para nacer y establecerse como un sitio de referencia sobre Guatemala.

Ahora te necesitamos a ti también, para seguir creando y editando información y artículos educativos para satisfacción de la población guatemalteca. Nuestro país es una de las cinco naciones más violentas del mundo y con los índices más bajos de desarrollo humano del continente. Solamente la educación nos hará salir adelante.

Apoya a Wikiguate

Pago Seguro