Historia de la prensa escrita en Guatemala

La Historia de la prensa escrita en Guatemala -o Historia de los periódicos en Guatemala- es un artículo que describe la historia y el desarrollo de la prensa escrita de Guatemala, en base a una selección de datos cronológicos de la Época Colonial a la actual (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El contenido del presente artículo también se refiere a la historia y evolución del periodismo en Guatemala desde sus inicios, su desarrollo, la creación del periódico, sus fundadores y las incidencias políticas, económicas y socioculturales que sobrellevaba el país en cada época  (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

De la imprenta a 1900

La imprenta se estableció en 1660 en lo que es hoy Guatemala, por obra de Juan José de Ibarra, quien se trasladó desde México a instancias del obispo Payo Henríquez de Rivera. En 1663 se publicó el primer libro de América Central, consistente en un tratado de Teología (Landarech, s.f.).

El 10 de noviembre de 1729 aparecía el primer periódico, La Gaceta de Guatemala, en la ciudad del mismo nombre, siendo la publicación más antigua de los aparecidas en Centroamérica. Hasta 1731 se publicó mensualmente y más tarde salió con periodicidad más corta. Contenía noticias religiosas, disposiciones reales y crónicas de España (Landarech, s.f.).

Tras la declaración de la libertad de prensa en España, los periódicos representan las ideas políticas de su tiempo, hecho que ayudará a la formación de un ambiente favorable a la independencia -1821-. Aparecen El Editor Constitucional, dirigido por Pedro Molina, que defendía el derecho de los americanos a gobernarse a sí mismos, y El Amigo de la Verdad, de criterio español, fundado por José Cecilio del Valle.

Más tarde, Pedro de Molina sigue sus mismas tendencias con La Aurora de la Libertad, El Federalista, La Gaceta Federal, El Ave de Minerva, El Procurador de la Ley, El Semidiario de los Libres y El Demócrata (Landarech, s.f.).

El periodismo guatemalteco adquiere a partir de ese momento un gran desarrollo debido a la gran cantidad de periódicos de todas clases que van apareciendo. Todos, sin embargo, son de corta duración (Landarech, s.f.).

De 1901 a 1950

En la primera mitad del Siglo XX, especialmente desde el gobierno de Manuel Estrada Cabrera -1898 a 1920- hasta el derrocamiento de Jorge Ubico -1944-, no hubo libertad de prensa, salvo en muy cortos períodos. Sin embargo, se publicaron muchas hojas periodísticas en todo el país, aunque la mayoría de ellas tuvo corta vida, por problemas de financiamiento o porque surgían en coyunturas electorales (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Los periódicos de mayor circulación se divulgaron en la capital, y no siempre tuvieron amplia difusión en todo el país. Durante el gobierno de Estrada Cabrera los más importantes fueron El Diario de Centro América y La República -fundados en gobiernos anteriores-, El Nacional, El Excélsior y otros de vida breve como La Locomotora y La Montaña. La República fue dirigido, desde 1912, por Eduardo Aguirre Velásquez, uno de los más destacados periodistas del siglo.

El Diario de Centro América, adquirido por el gobierno en 1901, se convirtió en Diario Oficial. Éste tenía, entonces, 20 años de vida, y es ahora uno de los diarios más antiguos de América (Diccionario Histórico Biográfico, 2004). Aún se publica en la actualidad como gaceta oficial del gobierno. Originalmente apareció en 1880 con el título de El Guatemalteco (Landarech, s.f.).

En 1920 surgieron los periódicos El Unionista, órgano del partido de éste nombre, y El Obrero Libre. Ambos desempeñaron un papel muy importante en el derrocamiento de la dictadura de los 22 años.

En 1926 se funda El Imparcial, el cual sigue una línea independiente y alcanza la mayor circulación del país (Landarech, s.f.). El Imparcial fue fundado por Alejandro Córdova, quien fue asesinado a raíz de la gesta revolucionaria de 1944. Dejó de circular en junio de 1985. Uno de los componentes más recordados de este periódico era su caricatura, “El Muñequito” (Quiñonez, 2005).

En 1921 fue fundado el Diario La Hora por el periodista Clemente Marroquín Rojas. Es un periódico vespertino pues sale a la venta por la tarde (Quiñonez, 2005). La Hora  mantuvo una posición de crítica frente al gobierno de Carlos Herrera y, al caer éste, contra los generales del Cuartelazo de diciembre de 1921 (Diccionario Histórico Biográfico, 2004). Marroquín Rojas recibió amenazas de muerte, por lo que salió del país y dejó de publicar su órgano periodístico. Siguieron publicándose El Diario de Centro América, Diario Nuevo y El Excélsior (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

También surgieron El Cuarto Poder, creado por Federico Hernández de León, Alejandro Córdoba y Alejandro Arenales. En 1924, Hernández de León y Carlos Bauer Avilés fundaron Nuestro Diario, en el cual se publicaron Las Efemérides, escritas por Hernández de León (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El Imparcial y El Día, este último como órgano del Partido Progresista -PP- que apoyaban la candidatura de Jorge Ubico, fueron suspendidos por el gobierno de José María Orellana, cuando denunciaron las intensiones de reelección del gobernante (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Después de la muerte inesperada de Orellana, ocurrida el 26 de septiembre de 1926, el nuevo Presidente de Guatemala, Lázaro Chacón, restableció las garantías constitucionales y ambos periódicos volvieron a publicarse. Marroquín Rojas, vuelto del exilio, comenzó a editar su periódico La Hora, en el cual apoyó la candidatura de Chacón. Publicó entonces una serie de artículos contra el general Ubico, titulados Desnudando al ídolo (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Lázaro Chacón, electo presidente en 1926, permitió una incipiente libertad de prensa, pero tuvo que renunciar a su cargo por enfermedad, en diciembre de 1930. En el interregno se sucedieron tres presidentes interinos y, en enero del año siguiente, se eligió al general Ubico, en unos comicios en los que él fue el candidato único. La prensa estaba entonces representada por los siguientes periódicos: Diario de Centro América, que dirigía Víctor Manuel Díaz y se publicaba acompañado de El Guatemalteco, el cual contenía decretos, acuerdos y publicaciones oficiales del Gobierno. Además, El Imparcial, Nuestro Diario y el Liberal Progresista, sucesor de El Día, órgano del Partido Liberal Progresista –PLP-, el partido de Ubico (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Los órganos periodísticos aludidos subsistieron autocensurados, y publicaban, además de noticias nacionales e internacionales, artículos literarios, históricos y doctrinarios, en los que no se atacaba o se criticaba al gobierno. Federico Hernández de León, amigo del presidente Ubico, acompañaba a éste en sus viajes anuales por el interior del país, y publicaba las crónicas de tales giras.

A pesar de ello, los periódicos desempeñaron un papel importante en la cultura nacional, y fueron el medio por el cual muchos intelectuales y artistas dieron a conocer sus obras (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

En 1944, la crisis política de junio obligó a Ubico a suspender las garantías constitucionales y trato de amordazar a la prensa independiente. El Imparcial y Nuestro Diario se vieron obligados a clausurar sus ediciones. Después de la renuncia del dictador, Alejandro Córdoba, director de El Imparcial, ante la situación política del país y durante la presidencia de Federico Ponce Vaides dejó la dirección del periódico a sus más cercanos colaboradores, David Vela, Ramón Blanco y Francisco Méndez (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El Imparcial publicó entonces fuertes editoriales contra las intensiones de Federico Ponce Vaides de perpetuarse en el poder. Otros diarios surgidos en el calor de la lucha política de esos días, El Diario de Guatemala y El Libertador también dejaron de publicarse por el acoso del Gobierno. El 1 de octubre de ese año fue asesinado Alejandro Córdoba, lo que exaltó más los ánimos contra Ponce, quien fue derrocado el 20 del mismo mes por la rebelión cívico-militar de esa fecha (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Durante la época de Ubico comenzaron a funcionar las primeras estaciones de radio. En la TGW, La Voz de Guatemala, comenzó a transmitirse, desde 1938, el primer radio periódico, Diario del Aire, fundado por Miguel Ángel Asturias y Francisco Soler y Pérez, quienes eran sus locutores (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

A partir de la Revolución de Octubre de 1944, la prensa adquirió la libertad necesaria para cumplir su función social, cultural y política. Éste no es un derecho adquirido automáticamente, sino producto de una lucha, durante la cual se inmolaron no pocos periodistas por defender el derecho a informar y opinar libremente. Los directores de los periódicos ya no se plegaron tan fácilmente a los caprichos de los gobernantes (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

De los antiguos periódicos sólo sobrevivieron el Diario de Centro América, El Imparcial, dirigido por David Vela y desaparecido décadas más tarde, y La Hora, que reapareció en 1944, cuando su director, Clemente Marroquín Rojas, regresó de su exilio en México (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Otros nuevos periódicos surgieron, con organizaciones, maquinaria y equipo propios de empresas modernas. El 10 de abril de 1947 se fundó la Asociación de Periodistas de Guatemala -APG-, institución que vela por la defensa del derecho a la libre información y a la libertad de opinar (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

De 1951 a finales de siglo

Durante las últimas décadas del siglo XX se produjo un importante avance cualitativo en el periodismo nacional, a cuyas filas se sumaron rotativos como El Espectador, Diario de la Mañana, Nuestro Diario, Prensa Libre, El Gráfico, La Tarde, La Nación, Impacto, La Hora Dominical, Siglo Veintiuno, elPeriódico, y revistas de madera moderna, como Lanzas y letras, Crítica, Alero, Crónica y otras (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Las condiciones tecnológicas y comerciales permitieron, asimismo, el desarrollo del periodismo que utilizó los medios radiofónicos y televisivos. En este orden son dignos de mención los radiodiarios Diario del Aire, Guatemala Flash, Radio Prensa, y los telenoticieros Estudio Abierto, Aquí El Mundo, 7 Días, Teleprensa, Telediario y Libre Encuentro, entre otros (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

En el periodismo moderno de los años recientes ha surgido la modalidad profesional de la investigación como soporte de la denuncia con fines éticos o políticos -periodismo investigativo-, así como las páginas dedicadas específicamente a la opinión política. Esto no desdice el contenido tácito de ese carácter del periodismo anterior, pero constituye, por la forma abierta en la que se expresa el variopinto pensativo partidario de la actualidad, en rasgo del periodismo contemporáneo, que constituye a la depuración y consolidación de los procesos democráticos emprendidos por la sociedad guatemalteca (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Prensa Libre fue fundado en 1951. Tiene sus oficinas en la 13 calle y novena avenida de la zona 1 de la Ciudad de Guatemala. Fue fundado por Pedro Julio García, Álvaro Contreras, Mario Sandoval, Salvador Girón Collier e Isidoro Zarco, quienes fungieron a la vez en distintas posiciones en el rotativo (Landarech, s.f.).

En su historia, Prensa Libre ha tenido varios directores, entre ellos: Pedro Julio García, Mario Sandoval, José Eduardo Zarco, Luis Morales Chua y Gonzalo Marroquín  (Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala, 2012).

En 1963, el periodista Jorge Carpio Nicolle funda El Gráfico, matutino que se enfocó principalmente en presentar más componentes gráficos concernientes al fútbol. En la décadas de los ochenta y noventa este periódico se convirtió en el vocero del partido Unión del Centro Nacional -UCN-, del cual Carpio fue candidato presidencial. Carpio Nicolle fue asesinado a principios de la década de 1990. Luego a mediados de la misma década el grupo editorial decide publicar el semanario Moneda -cualificado en temas económicos- (Quiñonez, 2005).

En agosto de 1970 sale a luz el periódico La Nación, fundado por Roberto Girón Lemus. Su director era Ramiro De León Lemus. Este medio de comunicación desapareció en febrero de 1982 (Quiñonez, 2005).

El matituno elPeriódico se fundó el 6 de noviembre de 1996. El actual presidente y su fundador es Jose Rubén Zamora. Se identifica bajo la característica de ser un periodismo investigativo, con columnistas de renombre (International Press Institute, s.f.).

Siglo Veintiuno fue fundado el 1 de marzo de 1990 por el mismo José Rubén Zamora, Alvaro Castillo Monge y Lionel Toriello. Luego pasó a ser propiedad de la casa editora Corporación de Noticias, S. A, que también fue propietaria del periódico popular Al Día (Quiñonez, 2005).

Nuestro Diario, un periódico popular de la misma casa matriz de Prensa Libre, vio la luz el 16 de enero de 1998, dirigido por Rodolfo Móvil, y se convirtió en el diario con mayor circulación en la historia del país centroamericano (Campbell, 2004).

Libertad de prensa

La Constitución de 1879, modificada repetidas veces, garantiza la libertad de prensa. Con la Ley de Prensa de agosto de 1935 se establecen disposiciones especiales para toda clase de publicaciones. No es necesario permiso alguno del Gobierno para editar periódicos. A partir de 1957 la prensa de Guatemala goza de poca libertad y son numerosos los secuestros, suspensiones y prohibiciones de periódicos, hasta el punto de que la Sociedad Interamericana de Prensa protesta contra semejantes medidas (Landarech, s.f.).

Referencias Bibliográficas

 

top
La información publicada en wikiguate.com.gt es responsabilidad de sus autores y no representa o compromete ni a la Universidad Rafael Landívar ni a la cooperación alemana. Tales instituciones han apoyado el lanzamiento del proyecto, más no asumen la autoría de los contenidos.
Ir a la barra de herramientas