La Línea es un sistema de corrupción, una red dedicada a la defraudación aduanera y contrabando, dirigida supuestamente por Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de Roxana Baldetti, ex vicepresidenta de Guatemala (Alvarado, 2015).

En esta estructura participaban funcionarios y particulares, operaban a lo interno y lo externo de la SAT, si algún importador quería pagar menos impuestos, tenía que llamar a un teléfono, para comenzar la negociación ilícita. La estructura tenía ganancias ilícitas en las aduanas de Puerto Quetzal, Santo Tomás y la Aduana Central (Alvarado, 2015).

Fue la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala -CICIG- y el Ministerio Público quienes dieron a conocer la estructura de La Línea y el jueves 16 de abril se dieron las detenciones (López y Santos, 2015).

La Línea alteró los procedimientos normales de revisión y ajuste de impuestos que están establecidos en todas las aduanas. La forma de operar era la siguiente: el semáforo en rojo detiene al contenedor, los tramitadores y vistas de aduanas proporcionaban al importador un número de teléfono para hacer el trato de lo que pagarían, lo que pagarían de impuestos, más o menos el 40% más bajo al que correspondía y lo que darían de soborno, más o menos el 30% (García, 2015).

El centro de operaciones de La Línea era la Boutique Emilio, ubicada en la ciudad de Guatemala, propiedad de Luis Mendizábal -prófugo de la justicia- en este lugar se realizaba el almacenamiento del dinero obtenido por la defraudación fiscal y contrabando (López y Santos, 2015)

La estructura estaba integrada por Juan Carlos Monzón Rojas -exsecretario privado de Roxana Baldetti-, Salvador Estuardo González, -alias Eco, coordinador de la estructura y representante de Siglo XXI-, Geovanni Marroquín Navas, Francisco Javier Ortiz Arriaga -alias teniente Jerez-, Miguel Ángel Lemus Aldana, Roberto Antonio Ramírez de Paz -alias Riky-, Delfio de Jesús Moratalla Colomba, Herberth Francisco Cabrera Castellanos -tramitador-, Julio Stuardo González de León -tramitador-, Jorge Guillén -encargado de Santo Tomás de Castilla-, Julio Aldana -tramitador-, Manuel Recinos, Álvaro Omar Fanco Chacón -Superintendente SAT-, Carlos Muñoz -ex Superintendente de SAT-, Gustavo Adolfo Morales Pinzón -Jefe de la división sur de aduanas-, Sebastián Herrera Carrera -Gerente de recursos humanos de la SAT-, -Anthony Segura Franco Secretario del sindicato de la SAT-, Melvin Gudiel, Mynor Martínez y Julio Robles de la administración del Puerto Quetzal, José Alfredo González Pineda de la administración del Puerto Santo Tomás- y Daiana Amparo Antillón Porras de Aduana Central (Melini, 2015).

Referencias Bibliográficas

  • Alvarado (2015. 17 de abril). Desmantelan red de defraudadores. Prensa Libre. Guatemala. pp. 2-3.
  • López, D. y Santos, J. (2015. 17 de abril). CICIG y MP desarticulan organización liderada por el secretario de la vicepresidenta. elPeriódico. Guatemala. pp. 2-3.
  • Melini, S. (2015). CICIG: cobraban soborno a cambio de evadir el pago de impuestos. elPeriódico. Guatemala. pp. 4-5
  • García, J. (2015. 24 de abril). Guardián de día ladrón de noche. Revista Contrapoder. Número 100. Guatemala. pp. 11-13
junio 11, 2015
top
La información publicada en wikiguate.com.gt es responsabilidad de sus autores y no representa o compromete ni a la Universidad Rafael Landívar ni a la cooperación alemana. Tales instituciones han apoyado el lanzamiento del proyecto, más no asumen la autoría de los contenidos.
Ir a la barra de herramientas