Otto Pérez Molina - Wikiguate

Otto Pérez Molina

Última actualización: agosto 25, 2016

Otto Pérez Molina, expresidente de Guatemala (Fotografía: Recuperada el 10 de febrero de 2012, de Flickr. Material publicado por Surízar, bajo la licencia 2.0 Genérica).

Otto Fernando Pérez Molina (Ciudad de Guatemala, 1 de diciembre de 1950- ) fue Presidente de la República de Guatemala, elegido democráticamente en el año 2011 para gobernar durante cuatro años, desde el 14 enero de 2012 al 14 enero de 2016. Su mandato termino oficialmente el 3 de septiembre de 2015 tras dimitir en medio de un escándalo de corrupción.

Pérez Molina es un general retirado del Ejército de Guatemala y tiene una maestría en Relaciones Internacionales de la universidad Francisco Marroquín. Su partido político es el Partido Patriota -PP-. Fue diputado en el período 2004-2008 y luego participó en una elección presidencial -2007-, aunque fue hasta ganar la de 2011 que se convirtió en el presidente número 48 de la historia del país (Otto Pérez Molina, 2011).

Vida personal

Pérez Molina nació en Guatemala en el año 1950. Inició su formación militar en el año 1966 como Caballero Cadete de la Escuela Politécnica de Guatemala (Partido Patriota, 2011).

En el Colegio Interamericano de Defensa con sede en Washington D.C, realizó estudios superiores de Defensa Continental. También estudió el programa de Alta Gerencia en el INCAE/Escuela de Negocios de Harvard, con sede en Costa Rica (Partido Patriota, 2011).

Además, completó una Maestría en Relaciones Internacionales en la universidad Francisco Marroquín, con reconocimiento académico Cum Laude. Fue columnista de Prensa Libre (Partido Patriota, 2011).

El ex militar se casó en su juventud con Rosa Leal de Pérez, con quien procreó dos hijos: Otto y Lissette Pérez Leal (Aldana, s.f.).

Vida política

En 1982, como Oficial del Ejército, participó en las maniobras para llevar a cabo el relevo del General Efraín Ríos Montt cuando este se autoproclamó Presidente de la República de Guatemala (Partido Patriota, 2011).

El Presidente de la República en 1993, Ramiro De León Carpio, lo nombró Jefe del Estado Mayor Presidencial, cargo que ocupó de ese año a 1995 (Partido Patriota, 2011).

En 1993, Pérez Molina es el primer militar declarado por la Cámara de Libre Empresa de Guatemala, como uno de los diez líderes del año. Ese mismo año, también fue nominado por Prensa Libre, como uno de los 10 personajes del año, por el papel protagónico que desempeñó, al rescatar la institucionalidad del país, luego del autogolpe del expresidente Jorge Serrano Elías (Partido Patriota, 2011).

En 1996 fue nombrado Inspector General del Ejército. Posteriormente fue asignado como Jefe de la Delegación de Guatemala ante la Junta Interamericana de Defensa con sede en Washington, D.C, entidad integrante de la Organización de Estados Americanos, cargo que ocupó durante los años 1998 a 2000.

Más tarde, el Ejército de Guatemala lo honró con la Cruz del Ejército de Guatemala, siendo esta la más alta condecoración que la institución castrense otorga a sus Oficiales. En el año 2000, se retiró del Ejército de Guatemala (Partido Patriota, 2011).

Se le vinculó como uno de los jefes de los grupos clandestinos de seguridad del país tras el Conflicto Armado Interno, como quedó reflejado en un informe publicado por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos -WOLA, en inglés- denominado “Poderes ocultos en la Guatemala post conflicto”.

En este estudio se señalaba que Pérez Molina lidera el grupo conocido como “El Sindicato” enfrentado a la llamada “Cofradía”, dos grupos del crimen organizado compuestos por militares y enfrentados entre sí. Pérez Molina ha desmentido esas acusaciones y en su defensa asegura que “se trata de campañas negras” promovidas por sus adversarios para desprestigiarlo (Otto Pérez Molina: el general de la paz y de la mano dura, s.f.).

Antes, había representado al Ejército de Guatemala, teniendo una importante participación en la Firma de los Acuerdos de Paz. Como miembro de la Delegación Gubernamental de la Paz, firmó 7 de los acuerdos sustantivos, hasta llegar al Acuerdo de Paz Firme y Duradera en el año de 1996 (Partido Patriota, 2011).

En el 2001, junto con un grupo de líderes guatemaltecos, fundó el Partido Patriota. En las elecciones de 2003, renunció a su precandidatura presidencial e integró una coalición de pequeñas agrupaciones que promovieron la candidatura presidencial del conservador Óscar Berger, quien finalmente ganó la presidencia.

Durante los primeros cuatro meses del gobierno de Berger, Pérez Molina fue Comisionado de Defensa y Seguridad, pero dejó el cargo por diferencias con el mandatario, y ocupó el escaño en el congreso que había ganado en esos comicios, encabezando la votación de su partido a diputados por Lista Nacional (Otto Pérez Molina: el general de la paz y de la mano dura, s.f.).

Durante su gestión en el Congreso y como Jefe de Bancada presentó varias iniciativas de ley, entre las cuales sobresalen: Ley de Inteligencia Civil, Ley para Prevenir, Controlar y Erradicar las Pandillas Juveniles, Agrupaciones Ilícitas y Delincuencia Organizada, Ley Contra la Narcoactividad y Ley que Aprueba el Pago a los exmiembros de las Patrullas de Autodefensa Civil (Partido Patriota, 2011).

Candidaturas a presidente

Pérez Molina se lanzó como candidato a la Presidencia de la República del Partido Patriota, con el lema “Mano Dura” como su principal discurso de campaña las Elecciones 2007. Sin embargo, perdió la elección frente a Álvaro Colom Caballeros de la Unión Nacional de la Esperanza -UNE- (Guatemala: Informe Analítico del Proceso Electoral, 2007).

Los resultados de la primera vuelta de la elección presidencial fueron favorables al candidato de la UNE, quien logró el 28.25 por ciento de los votos válidos emitidos el 9 de septiembre de 2007. El candidato del Partido Patriota alcanzó el segundo lugar con el 23.54 por ciento y el del partido GANA, Alejandro Giammatei, el tercero con el 17.23 por ciento (Guatemala: Informe Analítico del Proceso Electoral, 2007).

En la segunda vuelta, Pérez Molina obtuvo un total de 1 295 108 votos, que representaron un 47.19 por ciento del total de votos. La cifra no fue suficiente para consagrarse como presidente pues Colom se acreditó el 52.81 por ciento de los votos -1 449 533 en total- (Guatemala: Informe Analítico del Proceso Electoral, 2007).

Pérez Molina no se dio por vencido y volvió a participar en las Elecciones 2011, donde partía como el principal favorito de acuerdo a las encuestas. Las votaciones no se resolvieron en primera vuelta debido a que ningún candidato ganó con más del 50 por ciento y, por lo tanto, hubo necesidad de una segunda vuelta, el 6 de noviembre de 2011 (Tribunal Supremo Electoral, 2011).

En las elecciones presidenciales, en la primera vuelta, los guatemaltecos votaron mayoritariamente al líder del Partido Patriota, con 1 597 937 votos, lo que supuso el 36.09 por ciento del total, y a Manuel Baldizón, jefe de filas del partido Libertad Democrática Renovada -LIDER-, que logró 1 004 215 votos, equivalente al 22.68 por ciento. Del total de votos emitidos, que fueron 5 022 064 votos, 212 814 fueron declarados nulos, mientras que 382 379 resultaron ser en blanco (Tribunal Supremo Electoral, 2011).

La segunda vuelta se llevó a cabo el 6 de noviembre de 2011 y tuvo como ganador a Pérez Molina, con un total de 2 300 874 votos -53.74 por ciento-, por encima de su contrincante, el candidato del partido Líder, Manuel Baldizón, que se acreditó un total de 1 980 819 votos -46.26 por ciento-. En total se emitieron 4 464 571 votos válidos, de los cuales un total de 4 281 963 fueron válidos (Elecciones 2011, 2011).

Presidente de la República de Guatemala

Pérez Molina tomó posesión como Presidente de Guatemala el 14 de enero de 2012 en una ceremonia que se llevó a cabo en el Domo Polideportivo de la zona 13 de Guatemala. “Sueño con que la mía sea la ultima generación de la guerra y la primera generación de la paz en Guatemala”, resaltó en su discurso de posesión, tras señalar que con él era la oportunidad de abandonar la confrontación (“Otto Pérez llama a la reconciliación nacional en Guatemala”, 2012).

“Le pido a Dios que nos conceda la sabiduría para promover la reconciliación verdadera para atender el rezago y la injusticia, reparar el tejido social y los medios para invertir en los guatemaltecos”, subrayó (“Otto Pérez llama a la reconciliación nacional en Guatemala”, 2012).

Los cambios que impulsará durante su administración, aseguró, serán “profundos, estructurales y no cosméticos”, porque la población guatemalteca demanda ese cambio “y hoy se respira un aire de esperanza e ilusión”. El jefe de Estado denunció que heredaba un país “en crisis”, infectado de “desorden y corrupción”, que corre peligro de una “quiebra económica y moral” debido a los desmanes de la administración anterior (“Otto Pérez llama a la reconciliación nacional en Guatemala”, 2012).

Aseguró que impulsará políticas de “inclusión” de los pueblos indígenas que representan el 42 por ciento de la población y que en su mayoría vive en condiciones de pobreza, así como terminar con la desnutrición crónica que afecta a uno de cada dos niños menores de cinco años, y que generará nuevas fuentes de empleo (“Otto Pérez llama a la reconciliación nacional en Guatemala”, 2012).

El 21 de agosto de 2015, Pérez fue señalado por el Ministerio Público -MP- y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala -Cicig-, de ser el supuesto cabecilla de una estructura de defraudación aduanera que habría defraudado al Estado varios millones de quetzales entre 2014 y 2015. Por esta acusación la Corte Suprema de Justicia -CSJ-decidió dar trámite a un antejuicio contra Pérez y lo envió al Congreso de la República, en donde el mandatario perdió la inmunidad  (Suncar y Gramajo, 2015).

De acuerdo con las evidencias documentadas por el MP y la CICIG, Pérez Molina habría conocido, avalado y participado de las actividades ilegales de una estructura que operaba en la Superintendencia de Administración Tributaria -SAT-, especialmente en las aduanas (Hernández y Rojas, 2015).

La presunta red había sido desarticulada en sus mandos medios en abril de 2015, pero fue hasta agosto que las autoridades acusaron a Pérez Molina y su exvicepresidenta, Roxana Baldetti, de ser los supuestos líderes de la estructura, bautizada como La Línea (Hernández y Rojas, 2015).

Varios sectores de la sociedad civil, entre académicos, comerciales, agrupaciones campesinas, indígenas y religiosas marcharon el 27 de agosto y el país realizó un improvisado paro nacional para solicitar la dimisión de Pérez Molina (Álvarez, 2015).

Pérez mantuvo siempre su postura de no renunciar al cargo (Nación, 2015).

El 1 de septiembre de 2015 el Congreso de la República de Guatemala le retiró la inmunidad a Pérez Molina y el juez Miguel Ángel Gálvez, juez de Mayor Riesgo B del Organismo Judicial, lo arraigó como medida precautoria. Ese día el Congreso envía el expediente de la resolución a la CSJ y el caso es conocido por el juez Miguel Ángel Gálvez en el Juzgado B de Mayor Riesgo  (Gramajo, 2015).

El 2 de septiembre, el juez Gálvez ordenó la captura de Otto Pérez Molina. El abogado del mandatario presento una solicitud de conducción por la vía privada para evitar que el mandatario Pérez fuera capturado. Pérez renunció a la Presidencia de la República de Guatemala en la madrugada del 3 de septiembre de 2015  y envió su renuncia al Congreso para afrontar la justicia. Por la mañana se presentó a la Torre de Tribunales para dar inicio la audiencia de primera declaración en su contra (Palacios, 2015).

El Juez Gálvez, ordenó prisión preventiva contra Pérez Molina y fue ligado a proceso por los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera, que solicitaron la fiscalía y la CICIG. El juez ordenó que permaneciera en prisión en la cárcel ubicada dentro del Cuartel Militar Matamoros, donde se encuentra actualmente (López, 2015).

Semanas después, el Juzgado de Extinción de Dominio ordenó el embargo de sus cuentas monetarias y de una finca en Zaragoza, Chimaltenango (López, y Urízar 2015).

El MP y la CICIG han ligado a Pérez Molina a diferentes casos de corrupción que supuestamente fueron realizados durante su gestión como presidente y durante las elecciones de 2011, aparentemente formó empresas de cartón que sirvieron para financiar la campaña electoral del Partido Patriota -PP-, en la que él y Baldetti lograron la presidencia y vicepresidencia respectivamente, quienes aprovechándose de su cargo se enriquecieron de forma ilícita (Ramos, 2016).

Además del caso La Línea, Pérez Molina enfrenta otros tres casos de corrupción:

Caso Terminal de Contenedores Quetzal TCQ

El Caso Terminal de Contenedores Quetzal TCQ es un sistema de corrupción, era una organización compleja con roles determinados y consistió en la adjudicación por medio de un contrato, el usufructo de la administración del Puerto Quetzal de Guatemala -PQG- a la empresa española Terminal de Contenedores Quetzal -TCQ-, bajo señalamientos de irregularidades en el proceso (Álvarez, Palma y Ramos, 2016).

Por este caso Pérez Molina esta ligado a proceso por cohecho pasivo, lavado de dinero y fraude, no fue ligado por asociación ilícita, porque existe un proceso penal en el que ya lo investigan, continuará en prisión preventiva por orden de Juez (Sánchez, 2016).

Caso Cooptación del Estado

 El Caso Cooptación del Estado de Guatemala es un sistema de corrupción, es una red política-económica que supuestamente se adueñó de de varias instituciones que eran clave para el Estado de Guatemala, con el objetivo de enriquecerse de manera ilícita, desde enero de 2009 hasta abril de 2015 (Cicig, 2016).

Por este caso Pérez Molina es procesado por cohecho pasivo y lavado de dinero y continuará en prisión preventiva (Ramos, 2016).

Caso La Cooperacha

 El Caso La Cooperacha es un sistema de corrupción, supuestamente consistía en la utilización de recursos del Estado, por funcionarios, para la compra ilícita de bienes para regalos a Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, expresidente y exvicepresidenta de Guatemala (Ramos, 2016).

Por este caso es procesado por cohecho pasivo y lavado de dinero. Permanecerá en prisión preventiva por éste y otros casos (Ramos, 2016).

Según el MP y la CICIG Pérez Molina y Baldetti podrían haber recibido entre 2011 y 2015 la cantidad de Q505 millones como producto de las comisiones que solicitaban a empresas particulares a cambio de darles contratos onerosos en el Estado (Santos, 2016).

Pérez Molina no tenía bienes registrados a su nombre, sus contadores crearon empresas como fachada para ocultar las propiedades, las cuales el MP inmovilizó, entre estas propiedades se encuentran la Hacienda en Boca Ancha Izabal, en Morales, Izabal a nombre de Plantas de Exportación, S.A., La Mansión de Monterrico, fincas en TaxiscoSanta Rosa, a nombre de Construcciones y Caminos, S.A., lancha marca Trophy, lancha marca Sea Ry, 1 bote inflable tipo Dinghy (Boche, 2016).

Referencias bibliográficas

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

La educación de Guatemala te necesita

Durante los últimos nueve años, desde nuestra fundación en 2009, hemos llevado artículos educativos e información valiosa a millones de guatemaltecos.

En casi una década de vida, Wikiguate ha recibido el apoyo de diversos miembros de la sociedad local y actores internacionales para nacer y establecerse como un sitio de referencia sobre Guatemala.

Ahora te necesitamos a ti también, para seguir creando y editando información y artículos educativos para satisfacción de la población guatemalteca. Nuestro país es una de las cinco naciones más violentas del mundo y con los índices más bajos de desarrollo humano del continente. Solamente la educación nos hará salir adelante.

Apoya a Wikiguate

Pago Seguro