Reglas de escritura (gramática mam)

Este artículo reproduce íntegramente parte los contenidos publicados por Pérez (2004, pp. 123-137).

  • Pérez, E. (2004). Gramática Pedagógica Mam. Guatemala: Universidad Rafael Landívar, Instituto de Lingüística y Educación.

Portada de Pérez, E. (2004). Gramática Pedagógica Mam. Guatemala: Universidad Rafael Landívar, Instituto de Lingüística y Educación. ©2004 Universidad Rafael Landívar, Instituto de Lingüística y Educación.

Gran parte de los problemas que el escritor encuentra se relacionan con las normas de presentación (escritura) que debe seguir cada palabra, cada parte significativa de una palabra u otras formas mínimas que toman parte en la elaboración de un enunciado lógicamente construido. La forma hablada rige de manera natural y espontánea las maneras de pronunciar cada uno de los elementos del habla y los procesos de aprendizaje son naturales y además, es la forma que presenta menos problemas para la comunicación. No obstante, la forma escrita necesita de reglamentaciones, desde la signografía para presentar los sonidos, unión de partes de palabras y así sucesivamente, de modo que todo lector reciba la información de igual forma y, en consecuencia, se logre una comunicación escrita más efectiva.

Lo que para Mam se propone bajo este capítulo, son reglamentaciones que van desde: uso del guion, uso del saltillo, uso de las letras mayúsculas; criterios de separación o unión de vocales, de marcadores de tiempo, de marcadores de persona, direccionales y posesivos, entre otros.

Usos y ocurrencia de ky

Ky se encuentra al inicio, en medio o al final de palabras. Aquellas palabras que han aceptado cambio de este sonido a ch, deben ser escritas con ky. Para las variantes donde no ha ocurrido el cambio a ky sino que aún siguen conservando el fonema k, deberán escribirse con ky.
Ejemplos:

Mreglas1.jpg

Para el uso de ky’, se propone la utilización del patrón de San Ildefonso Ixtahuacán:

Mreglas2.jpg

Usos de n

Los casos en que n se convierte a m cuando anteceden a b’ y p, deben ser representados con esta grafía (m), excepto cuando el cambio ocurra con el prefijo de primera persona singular del Juego Ergativo. Debe entenderse que la regla no es absoluta ya que existen contextos en que n antecede a b’ y p sin que cambie a m. Estos últimos casos deben ser escritos con n.
Ejemplos:

Mreglas3.jpg

An’ oclusivizado

Los casos en que n se pronuncia con bastante restricción o casi no se oye, como en tzaj tq’o’n lo dio, xi tlamo‘n lo empujó, etc., debe ser representado de forma completa con esta consonante, aunque pareciera no pronunciarse.
Ejemplos:

Mreglas4.jpg

Usos de q’-b’

En variantes en donde estos sonidos han cambiado a /’/ (cierre glotal) o han cambiado de otro modo, deben ser recuperados y escritos conforme a las demás regiones o dialectos.
Ejemplos:

Mreglas5.jpg

Uso del cierre glotal (‘)

Hay palabras que conservan el cierre glotal en ambientes específicos. Se sugiere marcar el cierre glotal por medio del saltillo en las palabras que lo conservan para su correcta pronunciación. Ejemplos:

Mreglas6.jpg

No debe representarse en verbos que inician con vocal cuando sean conjugados.

Mreglas7.jpg

Préstamos de consonantes

Aquellos préstamos inevitables del castellano cuyas estructuras fonológicas incluyan consonantes que no existan dentro del Mam, deben ser mayanizados con el siguente patrón de adopciones: f se tomará con valor de p como en kape café, ploj malo. La letra g tendrá el valor de y al inicio de palabras como en yas gas, yalon galón; k después de consonantes (especialmente n) como en mank mango y w en medio de vocales.

La letra d se adoptará con valor de t. La j será representada con la misma grafía, excepto cuando en otras variantes se ha adoptado con el sonido del retroflejo x. La ñ debe representarse con las consonantes ny; la consonante b deberá escribirse como tal; finalmente, el valor de v es correspondiente a la grafía b, con la que debe representarse. Para las palabras de reciente incorporación y que no puedan aplicar dichas reglas, será necesaria la creación de vocabulario nuevo.
Otros ejemplos:

Mreglas8.jpg

Usos de A2p y A3p

Para los cambios que han experimentado la segunda y tercera personas del plural, k~ky~ch, el fonema a utilizarse es ky.
Ejemplos:

Mreglas9.jpg

De los enclíticos de persona

Tomando en cuenta que los enclíticos de persona son un solo juego, tanto para el ergativo como para el absolutivo y que los verbos transitivos incluyen estos dos sistemas, es necesaria la explicación de su funcionamiento sistemático. Además, considerando algunas diferencias entre las regiones, la reglamentación de uso se hace más importante.
Los usos y los morfemas, según los contextos de funcionamiento, se reglamentan de la siguiente manera:

  • Cuando la segunda persona singular es objeto, el enclítico que se marca es su correferente.
  • Cuando los sujetos carecen de enclítico, se marca el enclítico correferente a la persona objeto.

La combinación A2p ~ 1sø es ambigua porque tiende a confundirse con la combinación A3p ~ 1sø. Por otro lado, la combinación A2p ~ 1p (excl.)ø es ambigua con la combinación A3p ~ 1p (excl.)ø.
Ejemplos correspondientes según enclíticos:

Mreglas10.1.jpg

Mreglas10.2.jpg

Formas y usos del Juego B

Existen dos formas del marcador del Juego B; una para marcar el completivo lejano y la otra para el resto de los tiempos/aspectos. Para la primera persona singular en el patrón del completivo lejano, el marcador es chin/in. La primera, segunda y tercera plural, de la segunda forma, el marcador es che.
Ejemplo:

Mreglas11.jpg

Formas del Juego B para estativos

Respecto al juego de proclíticos para los estativos, se establecen tres formas que dependen de las respectivas bases que tomen. El cuadro uno es aplicable para las bases sustantival y adjetival; el cuadro dos, para la base demostrativa; el cuadro tres, para la base existencial.
Ejemplos:

Mreglas12.jpg

De la separación de marcas de tiempo/aspecto

Las marcas de tiempo/aspecto, en su escritura, van separadas de otras partículas y/o elementos, a excepción de la marca del incompletivo en la forma n, la que se adhiere al marcador del Juego B. Cualquier otra forma del tiempo/aspecto deberá escribirse separado de otro elemento, incluyendo entre ellas la forma completa (in) del incompletivo.

Mreglas13.jpg

Ejemplos de formas separadas:

Mreglas14.jpg

Construcción de imperativos

Los dos sufijos utilizados para la construcción de imperativos son m y n. El sufijo m se utiliza para marcar verbos transitivos sin direccional y verbos transitivos con direccional iniciados en vocal. El sufijo n se usa para marcar los verbos transitivos con direccional que inicien con vocal; se utiliza también al final cuando el direccional no va ligado al verbo.
Ejemplos:

Mreglas15.jpg

Formas y usos de los direccionales

Los direccionales ocupan la posición anterior al verbo o posterior a este, en el modo imperativo o en predicados no verbales. El cuadro uno, muestra las formas de los once direccionales básicos; y el cuadro dos, las veintiuna formas que de ellas se derivan.

Mreglas16.1.jpg

Mreglas16.2.jpg

Formas de los pasivos

Para la derivación de las cuatro formas del pasivo en Mam, se utilizarán los siguiente sufijos: -et/it: la primera forma para las raíces o base que tienen la estructura CV:C y la segunda para las demás estructuras y/o formas. El sufijo -njtz para todas las raíces sin excepción alguna. El sufijo -j/-l/-ch; -j se utilizará para la pasivización de las raíces que prolongan la vocal, -l para las demás raíces, exceptuando aquellas iniciadas con consonante l, para las cuales se usará -ch. Para la última forma de derivar pasivos, se utilizan -‘n y n, el primer sufijo se utiliza para todas las raíces y/o bases verbales, excluyendo de estas, a las raíces o bases que incluyen V:, para las cuales se usa n.
Ejemplos:

Mreglas17.jpg

Participio perfecto

La marca del participio perfecto de bases transitivas es ‘n, y para las bases intransitivas, los sufijos utilizados son -ni y naq.
Ejemplos:

Mreglas18.jpg

Causativo

La forma original del causativo sa varía de tres formas y en ambientes específicos: sa, tiene su ocurrencia con el marcador del pasivo -njtz; s con el pasivo -et, y sa con el pasivo ‘n.
Ejemplos:

Mreglas19.jpg

Clíticos

El conjunto de partículas que son utilizadas en el Mam suelen acompañar o modificar regularmente al verbo. La mayor parte de ellas han sido reglamentadas en cuanto a su uso y su ocurrencia; sin embargo, existen algunos problemas derivados de su escritura, su ligamiento o separación de otros elementos, lo que no está claramente definido. La no definición de una regla de escritura de esa hasta ahora, quizás sea porque no se le ha dado interés a la forma escrita del idioma. Es por eso que en los materiales escritos, muchas de ellas aparecen de diferente modo porque los criterios usados han dependido del escritor, lo que nos hace ver que es indispensable poder reglamentar la forma escrita de estas partículas. Para llevar a cabo el análisis, es importante tomar en cuenta algunos aspectos importantes de estas partículas, tales como sus comportamientos fonéticos, morfológicos y semánticos, ya que de ellos depende su separación o ligamiento a otros elementos. Es de saberse que los criterios que se utilizarán para estas reglas no son las mismos que se tomaron en cuenta para el resto de propuestas estándares.
Las siguientes propuestas y/o reglas de escritura pertenecen a las partículas más usuales y que de algún modo presentan dificultades en su escritura.

  • Las combinación de partículas como NEG+IRR+COND+DUV y otras deberán escribirse de forma ligada.

Ejemplos:

Mreglas20.jpg

  • Las formas infinitivas de propósito que incluyen paciente deben ir ligadas ya que en este caso existe dependencia fonológica del sustantivo relacional con la forma infinitiva, además de que esta pierde su acento.

Ejemplos:

Mreglas21.jpg

  • Las formas infinitivas de propósito que no incluyen paciente deben ir separados. Por lo tanto, la forma infinitiva como el sustantivo relacional conserva cada uno su acento y su independencia fonológica y morfológica.

Ejemplos:

Mreglas22.jpg

  • Las formas de antipasivos absolutos con incorporación del paciente son ligadas.

Ejemplos:

Mreglas23.jpg

  • Los antipasivos de enfoque cuyos pacientes fonológicamente son ligados, deberán escribirse de la misma forma.

Ejemplos:

Mreglas24.jpg

  • El marcador de tercera persona del Juego A, en combinación con el sustantivo relacional e, cuando funciona como enfático, deberá escribirse de forma ligada ya que no tienen independencia fonológica.

Ejemplos:

Mreglas25.jpg

Los ejemplos anteriores son las formas completas existentes en el idioma, pero también existe una forma reducida y que también es muy común y usual.
Ejemplos:

Mreglas26.jpg

  • chitzun: esta partícula, en su forma completa, se escribirá separada de cualquier elemento. Sin embargo, al reducirse a la forma ch, se liga ya que pierde su independencia morfológica, aunque en lo fonológico esté separada.

Ejemplos:

Mreglas27.jpg

Sílabas

Resulta difícil tratar de definir lo que el concepto de sílaba encierra, así como los elementos de que se compone. Las definiciones varían dependiendo del punto de vista desde el cual se le analiza. Por ejemplo, articulatoriamente se le puede definir como el fonema o conjunto de fonemas pronunciados en una sola emisión de voz; o “la estructura superior al fonema, que reúne un número mínimo de vocales y consonantes: V, CV, CVC, etc.” (Jakobson, 1966:94).

En términos más generales y universales, la sílaba es el resultado de la división de la cadena de habla en segmentos (posibilidad de división según capacidad que la lengua confiere al hablante). De esta última premisa, se puede deducir que los patrones de división del habla pueden variar según el idioma de que se trate, aunque es posible que las diferencias no sean mayores o totales. En español, por ejemplo, se consideran las siguientes disposiciones: a) toda sílaba supone una vocal de manera obligatoria; b) los grupos de dos consonantes que contengan [r] o [l] en segunda posición, son indisolubles. El inglés, el francés y otros idiomas toman consideraciones diferentes para la definición de la estructura o estructuras silábicas.

Lo que falta y corresponde definir es precisamente la estructuración de la sílaba en Mam, tema que no ha sido abordado con mayor atención y contextualización del idioma, sino tomando patrones del castellano. Según datos analizados, la segmentación de la cadena de habla puede diferir con el castellano en cuanto a los elementos fonéticos que componen cada segmento (sílaba); por lo tanto, es necesario describir lo encontrado en las investigaciones para su posterior definición y reglamentación estándar.

El rasgo de pérdida de vocales que caracteriza al idioma Mam, le provee al habla una segmentación que establece estructuras silábicas que aparentemente no incluyen vocal alguna, pero se considera una unidad silábica o una emisión de voz válida y con sentido para el hablante. Sin embargo, existen también unidades que incluyen una serie de consonantes adheridas a una vocal, tanto en posición anterior o posterior a esta última.
Ejemplos:

Mreglas28.jpg

Según las definiciones de sílaba en castellano, las formas CC que existen en el idioma Mam no deberían considerarse como tales, pero este es un caso tal vez muy particular en el que el hablante recurre inconscientemente a la segmentación o distribución de emisiones de voz en una cadena de habla o palabra; lo prefiere y establece de modo natural, encontrándole a la vez mayor lógica. Es claro que la mayoría de casos, de ocurrencia CC, se deben a la pérdida de elementos vocálicos en medio de consonantes sonoras que promueven la segmentación y distribución posible. Se espera que en el proceso del establecimiento de reglas estándares y de recuperación de vocales, estas sílabas pasen a constituirse en estructuras CVC, no sin antes analizar las estructuras que siguen a continuación.

Límite de consonantes en la sílaba

Las sílabas que incluyen vocal pueden aceptar desde una hasta cuatro consonantes aglutinadas en posición anterior y cinco en posición posterior. En muchos casos, la aglutinación de consonantes no se debe a la pérdida de elementos vocálicos, sino a la naturaleza de los morfemas. Las reglas de distribución se discutirán luego de la descripción de las formas existentes.
Ejemplos:

Mreglas29.jpg

Reglas estándares sugeridas

En Mam, la cantidad de sílabas puede no depender de la cantidad de vocales indicadas de forma gráfica. Esta regla es válida en combinaciones de consonantes sonoras a final de palabra después de una vocal prolongada, específicamente b’ + l. Algunas palabras que pueden mostrar esta estructura son: wa-b’l comedor, ku-b’l hacia abajo, xob’l tiro; se exceptúan los casos en donde l se ensordece al final de una palabra, dado que con este patrón, la combinación no forma un segmento silábico sino pasa a formar parte de la vocal (sílaba) que le antecede. Tomando en cuenta que estas formas son solo variaciones del sur y del centro, y que las formas conservadas que mantienen una vocal dentro de estas consonantes se mantienen en otras regiones, es esta la forma que se sugiere usar, basándose en el criterio de conservación y claridad. Finalmente, las sílabas se constituirían en CVC (b’il) y no CC (b’l). Es decir, las palabras y sílabas ejemplificadas anteriormente deben tomar la estructuración silábica siguiente: wa-b’il, xo-b’il.

Cortes silábicos

En cuanto a la separación de sílabas y los elementos que cada una conlleva, es necesario indicar los siguientes puntos:

  • Una vocal, ya sea corta o prolongada, implica la existencia de una sílaba.
  • Cada vocal, como núcleo silábico, puede incluir hasta un máximo de cuatro vocales antes y cinco después. Por ejemplo: qxkom-pi’-te’ nuestro amigo, kub’l-xi‘xtl muy abajo, nxk’lan-k’u-me’ mi melocotón.
  • En palabras de más de una sílaba, cuyas vocales estén separadas por una sola consonante, esta pasa a formar parte de la última sílaba. Por ejemplo: ewi ayer, cuya división debe ser e-wi y no ew-i.
  • En palabras cuyas vocales sean separadas por dos consonantes como en paqli echado, punli tirado, kub’ni abajo, b’ajlaq olote, qanb’aj pie, y otras, cada una de estas consonantes corresponde a sílabas distintas, estructurándose de este modo: paq-li, pun-li, kub’-ni, b’aj-laq, qan-b’aj.
  • La ocurrencia de tres consonantes juntas en medio de dos vocales, se segmenta de la siguiente manera:
  1. En las combinaciones __VCLCV__, CL son indisolubles y pertenecen a la sílaba anterior, así: __VCL-CV__. Por ejemplo: pak’l-ku’x tirado hacia abajo, t’ikl-kub’ parado.
  2. De igual modo, en toda forma __VCCLV__, CL son indisolubles perteneciendo a la sílaba siguiente, así: __VC-CLV__. Por ejemplo: chin-kli’ chicharra, qtzik-tle’ ya es nuestro hermano mayor. Hay que recalcar que estos casos son distintos a los que se mencionan en el inciso d).
  3. Las otras combinaciones de __VCCCV__, que no incluyan l-, se separan del siguiente modo:
  • Para la sílaba anterior, corresponde una sola consonante y las otras dos para la siguiente, así: __VC-CCV__. Por ejemplo: xnaq’-tzb’il enseñanza, tzyun-jtzaj fue agarrado, xk’lo’-xb’il instrumento para enrollar, etc.
  • De las combinaciones __VCCCV__, cuya primera consonante corresponde a un cierre glotal y la segunda a una consonante sonora (__V’C + sonoraCV__), estas dos primeras son indisolubles y corresponden a la sílaba anterior, así: __VCC-CV__. Por ejemplo: si’w-b’il, leñadero; mo’y-b’il, engaño/humillación; txo’m-b’il, camaronera.

Signos de puntuación

Uso del guion

El guion tiene las funciones de separar sílabas cuando el espacio no alcance para escribir la palabra. Una de las funciones más importantes es la de separar dos consonantes cuando no se trata de una letra compuesta como tx, ky u otras. Esta regla también incluye separación de una vocal que conserva su cierre glotal inicial que va ante una consonante simple como en los casos de t, k, ky, ch, tz, tx, q, con el fin de evitar confusión con sus pares glotalizados como t’, k’, ky’, ch’, tz’, tx’, q’. De hacerse diferencia cuando se trata de una consonante glotalizada o de la conservación del cierre glotal inicial en una vocal, el error viene de marcar de igual modo (con saltillo) el cierre glotal en una vocal y las consonantes glotalizadas.
Ejemplos:

Mreglas30.jpg

Uso de las letras mayúsculas

El uso de las letras mayúsculas implica importancia o renombre a determinada palabra, o bien el inicio de algún texto o simplemente una oración. Especificando sus aplicaciones, se puede hacer referencia a los siguientes:

  1. Al inicio de nombres propios, ya sea de personas o lugares.
  2. Al inicio de apellidos.
  3. Al inicio de títulos (o bien todas las letras que componen a estos).
  4. Después de punto.
  5. Al iniciar un escrito.

Ejemplos:

Nombres propios:

  • Awalb’itz
  • Saqjumay
  • B’alam
  • Ixchel

Apellidos:

  • Majzul
  • B’ayil
  • Chum

Idiomas mayas:

  • Mam
  • Q’anjob’al
  • Popti’
  • Ixil

Lugares:

  • K’ojla’
  • Chimb’al
  • Chnab’ Jul
  • I’tzal
  • Sq’isal

Días del calendario maya:

  • Max
  • Tx’yan
  • Kan
  • Tz’uchin
  • B’alun
  • Choj
  • Chej
  • Q’ankyoq

Uso del punto

Su función principal es la marcación del fin de una frase con idea completa (punto final). Marca también la terminación de una idea, de cierto tema del que se sigue hablando posteriormente (punto y seguido).
Ejemplo:

Weytzun ya’ltzun jun sankud, ya’ltzun jun musaq, lasmi qwitze, o’kx tb’aj b’ajte qi’je tu’n q’aq’, tal qranche, tkyaqil, mixti qwaye. Qspiky’e toj juntl q’ijtil, o’ b’jetz xla’jine to b’e, o’kx tanjtl jun maj qi’je, o ku tentle, o ku tene, toj toxin qij qokpinlene tej qetz xla’jin jun majtle (fragmento de relato de Juana Ramos, Nueva Cajolá).
Había demasiados zancudos, demasiados jejenes, pobres de nosotros, ya habían quemado toda nuestra ropa, nuestros ranchos, todo, no teníamos nada que comer. Al amanecer del siguiente día, nos sacaron al camino otra vez, pero de nuevo regresamos y nos instalamos; al tercer día, nos volvieron a desalojar.

Uso de los dos puntos

Los dos puntos cumplen con tres funciones importantes: a) indicar la enumeración de elementos incluidos en la primera frase; b) indicar consecuencia de la primera frase en la segunda; c) indicar una cita o transcripción de lo dicho por otra persona.
Ejemplos:

  • Xi’tzun tq’ama’ntz kye: qo’qe’ye wal, qo’qe’ si’wil.

Y les dijo: vamos hijos, vamos a hacer leña.

Lu, ika tena wu’ne: nxt’anje iqil jun tal nchmane, jun tal tal wale, nxt’anje iqilte, jaw tal wiqine, lu taj makni lu nq’u’n, okx nxon wib’e toj ttzi’ jun makni, tu’n nke b’yo’ne ku nkuxb’a’n wib’e toj ttzi makni, noqxix tu’n tkamb’et qtx’otx’e (fragmento de relato de Juana Ramos, Nueva Cajolá).
Así lo hice: fui a traer un nieto, mi nieto, hijo de mi hija, lo fui a cargar, la máquina estaba arando, me tiré bajo la máquina para que me matara, me tiré por donde venía la máquina solo para conseguir la devolución de nuestra tierra.

Uso de los puntos suspensivos

Estos indican una suspensión de palabras o ideas.
Ejemplo:

  • Nche yo’xintoq kye ajyo’x…

Los sacerdotes estaban haciendo ruego

Uso de la coma

Se utiliza para marcar pausas en una oración y/o para indicar detalles.
Ejemplo:

  • O’kx ntzaje ja’lin, nik’ lpeye xla’jilkye wakx, xla’jilkye chej, a’lixju’ k’lel, a’lixju’ warda spalt. (fragmento de relato de Juana Ramos, Nueva Cajolá).

Lo que hice, arrié las vacas, arrié los caballos, todos los vaqueros, todos los guardaespaldas.

Uso de las comillas

Las comillas son necesarias para poder señalar o resaltar una expresión.
Ejemplo:

  • Se jweqetzun qa ma, t-xi kyb’in nche woyin k’wal wen: A wojoj, wojojø tex te k’wal b’ix ikx te tal xuj, chitzun (fragmento texto Xmax, San Ildefonso Ixtahuacán).

Y se fueron entonces, de repente escucharon a los niños aullar: Awojoj, wojojø, pasaron, el niño y la niña dicen.

Febrero 27, 2015
top
La información publicada en wikiguate.com.gt es responsabilidad de sus autores y no representa o compromete ni a la Universidad Rafael Landívar ni a la cooperación alemana. Tales instituciones han apoyado el lanzamiento del proyecto, más no asumen la autoría de los contenidos.
Ir a la barra de herramientas