Sublevación de Totonicapán - WikiGuate

Sublevación de Totonicapán

(Última actualización: mayo 13, 2015)

La Sublevación de Totonicapán -1820-, fue un motín de indígenas, en varios pueblos de occidente, para protestar por el cobro del tributo, después de que éste había sido suprimido, en 1812, por la Constitución de Cádiz. En 1814, Fernando VII derogó la Constitución gaditana y ordenó que se reiniciara la recaudación del impuesto, lo que generó oposición y tumultos en varios pueblos del Reino de Guatemala (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

En 1820, Fernando VII fue obligado a poner en vigencia nuevamente la Constitución de 1812, pero la Audiencia de Guatemala optó por ignorar la abolición del tributo. La noticia sobre la supresión de dicho pago ya se conocía y, durante la cuaresma, se enteraron de aquella los naturales de San Miguel Totonicapán, quienes, bajo el liderazgo de Atanasio Tzul y Lucas Aguilar, trataron de comprobarla por intermedio del teniente de alcalde mayor, Ambrosio Collado, quien en vano procuró convencerlos de que no se habían suprimido gravámenes. Los ánimos de los pobladores se enardecieron y, con dinero de la Cofradía del Santísimo, enviaron dos embajadas a la capital, pero éstas no pudieron aclarar la información. Algunos, convencidos de la existencia de la orden que suprimía la carga impositiva, optaron por no cobrar el gravamen (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

En Santa María Chiquimula, además, arrebataron los documentos registrales sobre el tributo de manos de los escribanos, a quienes amenazaron y obligaron a huir. En los primeros días de julio, el presidente Carlos Urrutia y Montoya, presionado por las autoridades del Ayuntamiento de la Nueva Guatemala de la Asunción, ofreció jurar la Constitución de Cádiz el día 9 de ese mes. En adición a la noticia sobre tal hecho se filtró una copia de la Constitución. El 7 de julio, los papeles de la Constitución fueron recibidos en Totonicapán, con salvas de cohetes y el repique de campanas, así como con música de marimba, tambores y chirimías (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El Alcalde Mayor de Totonicapán, Manuel José Lara, abandonó su cargo, pues temía que lo lincharan, ya que los indios lo acusaban de ladrón, dado que les exigía el pago de impuestos que el Rey ya había suprimido. Ese mismo día, Lucas Aguilar ordenó que, por medio de bandos, se informara a los habitantes de San Cristóbal Totonicapán, San Francisco El Alto, San Andrés Xecul y Momostenango, que ya no estaban obligados a pagar tributo y que exigieran a sus respectivas Justicias la devolución de las contribuciones recaudadas, so pena de castigarlos con azotes o con la horca, por desacato. Dos días después, los sublevados celebraron la vigencia de la nueva Constitución con cohetes, música, repique de campanas y corrida de toros, actos a los que Tzul asistió vestido a la española, con casaca, sombrero al tres, espadín, bastón y medalla al cuello (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El 12 de julio, por la noche, los Principales y los líderes de la revuelta reconocieron a Tzul y a su esposa, Felipa Soc, como “reyes”, y les impusieron las coronas de San José y Santa Cecilia, respectivamente. En el mismo acto se nombró presidente a Lucas Aguilar. Las primeras disposiciones del gobierno de Tzul y Aguilar fueron la destitución del gobernador y de los Justicias de San Miguel Totonicapán -porque éstos se opusieron al levantamiento-, la entrega de las “varas” -símbolos de dichos cargos- a otros Principales, a excepción de la del gobernador indígena, que fue seleccionada como representación de poder del nuevo rey, y la promulgación de un impuesto extraordinario, de dos reales por cabeza, para reponer la suma gastada durante el pleito de los tributos (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Cuando los habitantes de San Francisco El Alto, San Andrés Xecul, Santa María Chiquimula, Momostenango y San Cristóbal Totonicapán se enteraron de los acontecimientos aludidos, enviaron comisiones a San Miguel Totonicapán con un donativo monetario y con el encargo de reconocer a Lucas Aguilar como nuevo presidente (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

El 1 de agosto, el Capitán General Gabino Gainza ordenó al teniente coronel Prudencio Cózar que reprimiera a los amotinados, restableciera el orden y reinstalara a las autoridades indígenas que habían sido destituidas por los insurrectos. Para cumplir tal misión, Cózar integró un ejército de alrededor de 1000 soldados, reclutados en Quetzaltenango, San Marcos y Sija. Esta fuerza trató con crueldad a los naturales y, el 3 de agosto, ocupó militarmente San Miguel Totonicapán. La tropa fue recibida con una nube de piedras, pero los soldados controlaron la rebelión y apresaron a los dirigentes, sometiéndolos a proceso (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Sólo en Cuatro Caminos hubo un encuentro armado, cuando la tropa colonial fue atacada por naturales de San Cristóbal Totonicapán y de San Francisco El Alto, quienes lucharon con piedras, palos y machetes. La acción dejó un saldo de varios muertos en varios bandos, entre ellos, Justo Reynoso, cabecilla del alzamiento en San Francisco El Alto. En la mañana del 4 de agosto, Cózar se enteró de que una multitud de indios descendía de las montañas con la intención de liberar a su “rey”. Para evitarlo, ordenó la formación de la tropa y, después de azotar a los cabecillas, que eran alrededor de 42, los envió bien resguardados a Quetzaltenango (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Posteriormente, los naturales de Totonicapán se quejaron ante la Audiencia y acusaron a Cózar de haber cometido numerosos abusos durante la ocupación del pueblo. Se solicitó información al jefe de la campaña militar, quien, por escrito, explicó a Gainza que la horca se había instalado. El 25 de enero de 1821, Atanasio Tzul, Lucas Aguilar y los demás dirigentes de San Miguel Totonicapán solicitaron la gracia del indulto, y éste les fue concedido el 1 de marzo de ese año. A los de San Francisco El Alto y San Cristóbal Totonicapán se les otorgó el perdón el 5 de julio de 1822, aunque, desde abril del año anterior, el Comandante de Armas de Quetzaltenango los había dejado libres (Diccionario Histórico Biográfico, 2004).

Referencias bibliográficas

  • Asociación de Amigos del País (2004). Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala. Guatemala. Editorial: Amigos del País, Guatemala.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

La educación de Guatemala te necesita

Durante los últimos nueve años, desde nuestra fundación en 2009, hemos llevado artículos educativos e información valiosa a millones de guatemaltecos.

En casi una década de vida, Wikiguate ha recibido el apoyo de diversos miembros de la sociedad local y actores internacionales para nacer y establecerse como un sitio de referencia sobre Guatemala.

Ahora te necesitamos a ti también, para seguir creando y editando información y artículos educativos para satisfacción de la población guatemalteca. Nuestro país es una de las cinco naciones más violentas del mundo y con los índices más bajos de desarrollo humano del continente. Solamente la educación nos hará salir adelante.

Apoya a Wikiguate

Pago Seguro